Temas en este artículo: , , , , ,

El viejo truco del G 20 para imprimir optimismo

Europa necesta de Obama, el FMI reclama señales. Qué piensa Cristina. Galería de fotos.

Sin proponérnoslo, como un oficio involuntario, los argentinos incorporamos palabras cuyos efectos fueron cuanto menos un fastidio o un indicio para una segura postdepresión. Riesgo país, corralito, bonos buitres, recetas del fondo y….(siga el lector).

Luego, “el viento de cola”, llegó para acallar la queja, al menos por un rato. Hoy, mientras el mundo amplía su diccionario con novedades del tipo “recapitalización” o “arquitectura financiera”, nosotros contemplamos las idas y venidas de Europa en un contexto donde la hostilidad del mercado, surge cual accidente geográfico. Al cierre de esta edición, el G-20 en México tiene un solo propósito: “Imprimir otimismo”, léase, sostener Europa y su política financiera como sea. Sin embargo, como una torre hecha con diversos mazos de cartas, las fórmulas se suceden, se confunden, se reagrupan y se reamaran, dispuestas a que Grecia, primero y España después, recuperen esa confi anza que dé sentido al hoy
vetusto y romántico viejo continente y su consabida moneda de hermandad.

Sí, ya sé, la pregunta hasta cierto punto pertinente (¿Y a mí qué?) del lector, en tanto el frío se instala, se agudizan las preocupaciones por posibles crisis energéticas y las voluntades remarcadoras de ambiciosos comerciantes, -ignorantes del sentido común-, hacen que la tierra de nuestros ancestros se equipare al hogar de los faraones, o a relatos imperiales bien lejanos.

Sin embargo, en mi humilde recurrencia de asociarlo todo con todo, me permito decir que la globalidad está para quedarse. Y así como nos volvimos aprendices del saber económico para insertarnos al mundo, hoy aquellos que no asimilian el fin de su ampulosa supremacía, piden al Grupo más poderoso del planeta, sentido común.

Ojalá que América, con su disposición de consolidar una región más tolerante, ayude a cambiar el camino. Ojalá nos miren, sin señalarnos, sin acusarnos.

Adrián De Paulo
Editor Responsable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *