Temas en este artículo: , , ,

Una canción que sepamos todos para pelear por el rating

La buena recepción de “La voz” o el pso de “Soñando por cantar” en el prime time revelan la preferencia del público por el género musical. Antecedentes y análisis del fenómeno. Galería de fotos.

De golpe parece que a todos los programadores de la tele se les dio por las canzonettas. Bueno, hay que admitir que tal costumbre no es únicamente propiedad de los napolitanos, también se corresponde con una saludable tradición de nuestras tierras.

Quién no conoce a un pariente o vecino que destaca la entonación como un talento escondido. Las que no se esconden son las vastísimas opciones para recrear más y más realities referidos a la música. Acaramelados, extremadamente emotivos, con complicidad de los conductores o la venia secreta del jurado, la pantalla argentina quiere cantar.

Artistas juzgando a los intérpretes de sus temas celebran que los medios le den la chance que por años las radios ningunearon o Sadaic escamoteó de sus obligaciones. Y tiene su lógica, sin la compensación por venta de discos, ni programación nac&pop, los músicos dependen de esporádicas giras o del ingenio y de la generosidad de los productores para perdurar.

Mientras tanto, los ignotos que sueñan con un rato de fama, continúan recurriendo a clásicos mas impostados que conmovedores; hits esporádicos o géneros hiperpromovidos que desprecian poesía y buen gusto, cuestiones menores si no falta un golpe de efecto, lágrimas o el abrazo familiar.

Hay que decir, que la oferta de “La voz”, el último domingo por Telefe y los motivados aspirantes de Iúdica en el “Soñando x Cantar”, vuelven a recrear el encanto de Talento Argentino, Operación Triunfo e, incluso, el de la versión latina o Iinteracional del American Idol. Como sea, siempre es preferible alguien que prepare sus cuerdas vocales y elija una canción interesante a zánganos peleándose de aburrimiento o por exceso de plumaje. Igual desde estas páginas sugerimos: si se puede ampliar el repertorio, mucho mejor.

Adrián De Paulo
Editor Responsable

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *