El ocaso de Mariana Nannis

Mientras Charlotte y Alexander disfrutan de la fama, la rubia habría inventado un robo para recaudar. La desmentida del hotel. Galería de fotos.

Los Caniggia siempre encuentran la manera de que se hable de ellos. Desde su debut en “ShowMatch”, Charlotte Caniggia fue adquiriendo una repercusión impensada, de tal forma que llegó a eclipsar a figuras que parecían ser las favoritas: caso Florencia Peña.

Cuando el boxeador “Maravilla” Martínez dejó la competencia, lo terminó reemplazando Alex Caniggia, el hermano mellizo de Charlotte. Si bien el pibe tiene poca onda, fue ganando bastante pantalla y junto a su hermana son todo un boom mediático.

Pero antes de todo esto, antes de los pibes Caniggia, del “shampein”, de la fiesta de Charlotte los martes en el “Bailando”, la verdadera diva, la reina, la fuente inspiradora de disparates mediáticos no había sido otra más que su progenitora, la señora del “Pájaro”, Mariana Nannis. Cuando la hija comenzó su primeras presentaciones en tevé, mucho se habló de que ninguna decisión tomaba sin consultarla antes con su madre, y que la única voz que se escuchaba era la de la dominante señora Nannis a la hora de opinar. Vale decir: la prima donna era mamá.

Las cosas fueron tomando poco a poco otro perfil y Charlotte adquirió imagen propia. Lo obsceno y petulante empezó a tomar ribetes ridículos en boca de la heredera de Caniggia y ahora en la del hermano, que le hace la segunda. Nannis: mutis por el foro. En la semana, la doña había denunciado ser víctima de robo en el hotel Four Seasons, donde se aloja: aseguró que le habían robado de la caja fuerte que se encuentra en la habitación que comparte con su hija, alrededor de 300 mil dólares.

La cuestión es que nunca hizo una denuncia formal y ahora se supo que el hotel desmintió totalmente el episodio y mencionó una posible maniobra de tráfico de divisas. La versión del hotel contradice el reclamo de Mariana para lograr que el Four Seasons se haga cargo y le pague por la falla una suma de 600 mil dólares.

Más información en la edición de Semanario.

Notas anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *