Temas en este artículo: , , ,

Juegos olímpicos: cuando lo importante es competir

Una mirada positiva sobre el desempeño de los deportistas argentinos en las Olimpíadas. Galería de imágenes.

 

Medio en broma, medio en serio, alguien comparó la derrota de Liu Song en el tenis de mesa, con el triste desenlace de Maradona en el 94. Complicado, encontrar algún paralelismo, entre el jugador chino que nos representa en este deporte a los argentinos y nuestro “hand of god”. Pero a “Songuito”, como lo rebautizaron los fans del deportista olímpico, salieron a bancarlo como pocos, desde las celebridades twiteras como Matías Martin, Juan Pablo Varsky y Eugenia Tobal, al común de la gente.Ni el lenguaje, ni lo simpático de la pasión exhibida por Liu, puede alterar la enseñanza tras despedirse de Londres 2012. “No sé si voy a estar en Río 2016, prefiero ser útil con los jóvenes argentinos y que puedan tener su oportunidad y ayudarles”, simple y generoso.

La historia de la Peque Paula Pareto, no difiere mucho en esto de dejar una huella en medio de la desazón y el desamparo que representa perder. “Si me ganaba bien, quizás no salía llorando”, dijo en caliente. “Ojalá pueda tener revancha”, cambió más tranquila. Después, la judoca ganadora de bronce, prometió poner su energía en la universidad, tenaz, en esto de dar batalla.

El tercer ejemplo no refiere a una caída si no a otro “olímpico combativo”, de este lado del planeta. El rosarino Federico Molinari, gimnasta artístico, se aseguró un lugar en la final que disputará este 6 de agosto, entre atletas norteamericanos y europeos. Como salido de una epopeya hollywoodense, el muchacho trepó las anillas (esas que asombran en las películas y que se ven en las plazas del barrio) y dio cátedra desde el aire. Después, moderado, se encargó de agradecer y rescatar una disciplina atípica en un país ajeno al rigor comunista “de la formación de mis competidores” y del marketing deportivo.  “No estoy solo”, confirmó, también emulando el trabajo en equipo.

Adrián De Paulo

Editor Responsable

Más información en la edición de SEMANARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *