Temas en este artículo: , , ,

Pentáculo de protección

Coloca esta imagen en la puerta de entrada para que te custodie.

Por

Un pentagrama, también llamado pentáculo, pentalfa, pentángulo o estrella pitagórica, es una estrella de cinco puntas dibujada con cinco trazos rectos.

En la magia, el pentalfa o pentáculo con su punta hacia arriba suele significar el ser humano (durante la Edad Media se esbozaban alargados pentalfas para dibujar las figuras humanas, como en el célebre grabado de Leonardo Da Vinci para el libro “La Divina Proporción” de Luca Pacioli).

La magia tiene al pentalfa o pentagrama como uno de sus símbolos principales, con su vértice medianero superior hacia arriba. Por el contrario, un pentalfa invertido (con el vértice medianero hacia abajo) es considerado como parte de un ritual de magia maligna.

La punta superior del pentagrama representa el elemento del espíritu, representa lo etéreo, lo eterno, y la inmanencia de la Diosa. Representa nuestras almas, a las partes de nosotros que se dedican a la brujería, a una conexión espiritual a la tierra y el uno al otro. Simboliza el amor espiritual. Todas las puntas restantes del pentagrama se relacionan con la experiencia humana, nuestras vidas como criaturas puramente profanas, hechas de cuerpo y mente. El pentagrama entero representa al ser humano; la punta superior es la cabeza y las cuatro inferiores, el cuerpo.

La punta izquierda superior del pentagrama representa la tierra, el elemento de la madre. Simboliza la seguridad, crecimiento, alimento: todas las cosas que la madre tierra nos da. Los elementales de la tierra son los que nos ofrecen la capacidad de explorar el espíritu. Sin tierra, tendríamos siempre la cabeza en las nubes.

La punta superior derecha del pentagrama representa al aire, el elemento de la mente que abarca el pensamiento, la inteligencia, el análisis, el razonamiento. Es el elemento que permite que examinemos el espíritu y que descubramos dónde cabe en nuestras vidas.

La punta inferior izquierda en el pentagrama representa el fuego, esa parte de nosotros que desea derrocar a la razón, lanzarse sin pensar en nuestras acciones. El fuego es símbolo de la adrenalina, de la testosterona, del ímpetu, de la pasión. El fuego reemplaza al intelecto.

La punta derecha inferior, es el elemento agua, que representa el ciclo de la vida: vinimos de la oscuridad acuosa de la matriz, y volvemos a las lágrimas de la muerte. El agua es el elemento de la emoción, que valida nuestra existencia como seres sensibles, porque permite que tengamos sensaciones, pero las sensaciones no temerarias, injustificables del fuego.

El agua es la emoción que viene con el entendimiento y después de que todo se haya descubierto. El agua es el amor puro, la alegría pura, la tristeza pura, la cólera pura. El agua es el elemento que calma el fuego, combina la emoción con la razón.
Coloca esta imagen cerca de la puerta de entrada y tendrás una excelente custodia.

Bendiciones

Liliana Chelli

Un comentario en esta nota

  1. gimenez david | 24 Agosto, 2012 | 22:37

    ponelo a Cristo en tu corazon y te va ir realmente bien!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *