“Huevo” Müller se entrena para ser un viejito sano

El actor contrató a un personal trainer para hacer gimnasia con su joven novia. Madurez y seducción. Galería de fotos.

Si sigo así, para fin de año voy a ser el clon perfecto de `El increíble Hulk”, es la frase jocosa con la que Alejandro “Huevo” Müller nos recibe en el exclusivo gimnasio de su nuevo nidito de amor ubicado en el límite de los barrios porteños de Palermo y Chacarita.

“Poné que queda en Palermo porque la gente todavía se cree que soy de Atlanta por el papel que hice en ´Valientes´, dispara el actor de 53 años que, después de muchos años, finalmente tomó la decisión de comenzar a cuidar su cuerpo.

“No le tengo miedo a la vejez pero sí me gustaría ser un viejito sano y no llegar muy achacado. Yo me siento bien pero los años no vienen solos”, cuenta, para sin dejar de trotar sobre la cinta, agregar: “En mi casa de Merlo me armé un gimnasio que me había quedado muy lindo y que durante años lo usé como perchero. También me compré un escalador que es el día de hoy que no sé ni cómo ni para qué se usa. La gimnasia y yo nunca nos llevamos bien, pero esta vez estoy decidido a todo para no abandonar la actividad física”, confiesa el ex trabajador y empresario metalúrgico que recién a los 38 años descubrió su vocación por la actuación, antes de darnos algunos detalles sobre la rutina física a  la que lo somete Pablo Berger, su personal trainer y amigo.

“Como es mi primera vez en serio con la gimnasia, empecé con una rutina muy ligera. Tres veces por semana hago cinta, bicicleta y aparatos y después salimos a correr un rato por las calles del barrio. Voy de a poco pero ya me siento mucho más activo. Antes, cuando volvía a casa caía fulminado y ahora siento que tengo resto. Estoy hecho un torito”, suelta.

Más información en la edición de SEMANARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *