El susto de Rocío Guirao por la salud de su hijo

A pocos días de la muerte de la hija de “Pampita”, Indio tuvo una fiebre y convulsiones. Los miedos de la modelo. Galería de fotos.

Disfruta de la tranquilidad familiar junto a su marido Nicolás Paladini y sus dos hijos, Aitana de tres años e Indio de un año y ocho meses, en Rosario, la ciudad elegida para vivir.

Sin embargo, alejarse del estrés de Capital Federal no le impidió a Rocío Guirao Díaz, llevarse un susto de grandes proporciones cuando en horas de la madrugada y de forma imprevista su hijo menor empezara con convulsiones.

El destino quiso que esto ocurriera pocos días después de que la hija de seis años de la modelo argentina Carolina “Pampita” Ardohain y del actor chileno Benjamín Vicuña falleciera tras luchar nueve días por su vida. La pequeña se había contagiado con una extraña bacteria que se alojó en su cuerpo durante unas vacaciones familiares en Cancún.

Rocío no quiere hacer comparaciones y cuando se le menciona la cercanía de los dos acontecimientos y se estremece, pero con una mirada fija deja en claro que no va a decir nada al respecto y, compartiendo implícitamente, el dolor de madre, sólo habla de su caso.

“Por suerte mi hijo ya está muy bien, pero nos llevamos un susto tremendo. Hay chicos que cuando tienen mucha fiebre sufren convulsiones y es algo muy impresionante porque son muy violentas. Se llaman convulsiones tónicos clónicas y no hay manera de prevenirlas y pueden volver a repetirse”, recuerda Rocío a Semanario mientras se frota las manos en un gesto nervioso al revivir esa noche.

Más información en la edición de SEMANARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *