Temas en este artículo: , ,

Jimena Barón y Noelia Pompa, la nueva generación de botineras

Están saliendo con los futbolistas Daniel Osvaldo y Ricardo Centurión, respectivamente. Galería de fotos.

Páginas y páginas se escribieron y se seguirán escribiendo sobre los romances entre jugadores de fútbol y vedettes. Ellas los buscan por sus cuerpos atléticos y por su billetera abultada. Ellos las buscan por la exuberancia de sus cuerpos y por la facilidad con que ellas dejan todo para irse a los lugares más recónditos del mundo, sin chistar siempre que tengan la tarjeta de crédito a mano. Sin embargo, las vedettes empezaron a tener competencia porque las actrices, catalogadas como serias y las bailarinas que nunca pensaron en ellos rompieron el vidrio de la prohibición.

Jimena Barón, que siempre cultivó un perfil bajo, empezó a cambiar de actitud cuando pisó la pista de baile de “ShowMatch”. A Jime parece que el mundillo de sus colegas de baile le sentó a la perfección y por eso no dudó en dejarse caer en los brazos de Daniel Osvaldo de 27 años, el jugador argentino que juega en la Roma de Italia.

La otra que decidió hacer sus primeras armas en el mundo botinero es Noelia Pompa que, según dijo, recibe regalos del jugador de Racing y de la selección sub-20 Ricardo Centurión. La enana Noelia tiene mucha experiencia en esto de derribar prejuicios a pura actitud y talento, y tal vez esa gimnasia fue la que la ayudó a entrar con mayor naturalidad en el asunto botinero.

En este estado de cosas y conociendo el carácter de las vedettes que defienden su lugar con uñas escándalos y dientes, no sería descabellado imaginarlas haciendo causa común y empezar una especie de venganza contra Jimena y Noelia por atreverse a tocar su patrimonio (adquirido o por adquirir).

Continúe leyendo esta nota en el número de Semanario de este miércoles. Suscríbase.

5 comentarios en esta nota

  1. Patricia | 24 enero, 2013 | 21:08

    Noelia o Jimena, personas con talento y brillo propio, no creo que estén por un billetera.

  2. liebregrande | 26 enero, 2013 | 8:52

    ¿Es necesario referirse a Noelia como “la enana Noelia”? Me parece discriminatorio y de muy mal gusto.

  3. Nico | 27 enero, 2013 | 20:29

    La enana si es botinera, seguro que busca a los pedófilos.

  4. hugo | 28 enero, 2013 | 18:19

    A quién carajo puede importarle con quién están saliendo
    estas dos reventadas trotacalles. Dos más entre el millar
    de estas descerebradas que atiborran los telos porteños.
    Cuando uno piensa que en el país existen miles de gurises
    cagándose de hambre, da bronca ver que alguien dilapide
    su tiempo comentando las encamadas de estas burras.

  5. Fernanda Alzueta | 5 febrero, 2013 | 16:03

    “La enana noelia”??? Pésimo gusto y dudoso respeto por los derechos humanos (la no-discriminación es un derecho humano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *