El “fantasma” de Carlos Paz según Liliana Chelli

Nuestra especialista en hadas analiza el fenómeno paranormal que atormenta al elenco encabezado por La Mole Moli.

En los tiempos difíciles que corren para las obras que este verano llegaron a la localidad cordobesa de Villa Carlos Paz con muchas más expectativas que las que arrojaron los números de ventas de entrada, todo es válido para tratar de sumar público. Pero de ahí a hablar de la presencia de fantasmas, tal como aseguran los protagonistas de “Zoñando por triunfar”, la obra que encabeza “la Mole Moli” en el teatro Coral Carlos Paz, ya es como demasiado…

Durante un par de días, varios artistas y hasta los mismos empleados del teatro afirman haber sido protagonistas de extraños acontecimientos paranormales. Al principio lo vivieron como algo normal y cotidiano, hasta que a medida que se fue acrecentando el número de sucesos inexplicables -como, por ejemplo, artefactos que se encendían por sí solos a la noche, objetos que desaparecían misteriosamente o ruidos que se escuchaban en los pasillos del teatro-, la cosa se tornó más que preocupante tanto para el boxeador cabeza de compañía como para el resto de sus compañeros de trabajo quienes afirmaron haber visto un fantasma que, para algunos, tenía la figura del entrañable y gran actor Osvaldo Pacheco, fallecido en 1983.

Si hay alguien autorizado para hablar sobre el tema, esa persona es nuestra colaboradora y amiga de tantos años, la profesora Liliana Chelli, quien, ante nuestra consulta, se puso a trabajar para tratar de llevarnos algo de luz.

“Esto es lo que se conoce como ‘Fenómeno Poltergeist o duende burlón'”, nos explica Chelli. “Este tipo de experiencias es muy común en provincias como Córdoba, Misiones y en distintas zonas del sur argentino, donde hay lugares con mucho caudal energético por contar con mucha naturaleza viva, mezclada con la urbanización”, agrega.

Según la experta en hadas y duendes, los casos más comunes dentro de este tipo de experiencias están dados por ruidos inexplicables, movimientos de objetos inanimados, materialización, olores extraños y el prendido y apagado de distintos equipos electrónicos sin que nadie los toque y existen diferentes medios para combatirlos. “La mejor forma para terminar con estos fenómenos es utilizando la energía de la naturaleza, vibrando con ella en sincronía con los ritmos de la tierra. Para ello, nada mejor que los elementales, en este caso los Duendes, ya que son los únicos que pueden dominar a este “duende burlón”.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO

Un comentario en esta nota

  1. BERNIE | 24 Febrero, 2013 | 18:04

    la mole cabeza de compañia ? Argentina que pais generoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *