El Facha descansa junto a Olmedo y Monzón

Adrián Martel falleció a los 64 años. Su pinta y su entierro, en una fotogalería.

En la vida de los actores, de las luces de la gran fama a la injusta oscuridad del olvido y el anonimato, muchas veces, hay un paso muy pequeño, al que, sobre todo a los más longevos, les cuesta horrores enfrentar y, mucho más, superar.

Así, lamentablemente, transcurrió y se apagó la vida del actor Adrián “Facha” Martel, un verdadero laburante del cine, del teatro y de la televisión, que alcanzó su pico máximo de popularidad en la década de los 80, de la mano de Alberto Olmedo, con quien protagonizó varias películas.

Frustrado jugador de fútbol e hincha fanático de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Pedro Julio César Martínez -tal el nombre verdadero con el que nació el 24 de abril de 1948-, falleció el jueves 21, producto de una infección intrahospitalaria. Martel estaba hospitalizado desde octubre de 2012 en el Sanatario La Providencia de Capital Federal, para someterse a una operación de cadera. Cosa que nunca sucedió debido a que dos meses atrás sufrió dos infartos que lo obligaron a colocarse dos stents.

En sus comienzos como actor, para ganarse el mango no tuvo empacho alguno en venderle camisas y relojes a sus compañeros de trabajo. Así, más allá del “Negro” Olmedo conoció a Moria Casán, Silvia Pérez, Adriana Brodsky, Beatriz Salomón, Noemí Alán, Jorge Porcel, Carlos Andrés Calvo, Palito Ortega, Emilio Dissi, Javier Portales y Gino Renni, entre otros.

Bastó que confesara públicamente su adicción a las drogas para que las puertas se le cerraran sin misericordia alguna. Eso, sumado al dolor que le significó las pérdidas de Olmedo y Carlos Monzón, lo sumergió en una profunda depresión de la que nunca pudo salir.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *