El hijo de Mollo y Oreiro ya rockea en los recitales de su papá

El músico tocó para ayudar a los inundados y esta vez la actriz cuidó de Merlín Atahualpa. Fotos.

La tarde del domingo se iluminaba de sol. Dejaba un respiro a tantos desesperados después de la devastación de las aguas, de la furia de los dioses y de la incompetencia de los humanos.

Desde temprano, la gente fue acercándose a Palermo. En poco tiempo, miles colmaron la zona del Planetario con una sola consigna: solidaridad.

Grupos musicales y solistas de primer nivel, convocados por Pop Art y Red Solidaria, ofrecieron su arte en un megafestival, en ayuda a los damnificados por las ultimas inundaciones.

La Bersuit, La Franela, Catupecu Machu, Tan Biónica, Massacre fueron algunas de las bandas más relevantes que actuaron durante la tarde, sobre el gran escenario dispuesto en los alrededores de los bosques de Palermo. Y por supuesto, Divididos. Decir Ricardo Mollo es también decir Natalia Oreiro.

A las 17.30, la banda liderada por Mollo subió al escenario de Palermo. Una Natalia sencilla en el atuendo, cero maquillaje y cabello corto, cargaba en brazos a Merlín Atahualpa y subía también junto con ellos. Se ubicó a un costado, lista para disfrutar de la música de su pareja.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *