Temas en este artículo: , ,

Rolando Hanglin: “El boxeo no es violencia, es un arte”

El periodista vive en plenitud su segundo matrimonio con Marta Ibañez y boxea para mantenerse en buen estado físico. Fotos.

Acostumbrado a estar de los dos lados del mostrador, Rolando Hanglin (67) responde con la misma agilidad que demuestra al preguntar. Sentado en el mullido sofá de su departamento del barrio porteño de Palermo, se toma el tiempo necesario para responder, y cuando la charla no lo entusiasma demasiado se entretiene con su gata Ramona, dejando pasar los segundos en absoluto silencio.

Lo que no entretiene a Hanglin es hablar de su ex, Emiko Yamamoto, con la que se separó en medio de un escándalo con denuncia de robo incluida. Lo que sí lo entretiene es hablar de boxeo, deporte que practica desde niño, y de su relación con  “Martita”, como llama él a su esposa Marta Ibañez, con la que se casó por segunda vez hace un año.

(…)

“Mi viejo me llevaba al Luna Park, él era un aficionado. Una vez me llevó a un gimnasio de Ramos Mejía, donde me crié y empecé a practicar. A los 20 años retomé, de manera recreativa hasta que el entrenador me propuso competir y comencé con mi carrera amateur que duró dos peleas. Las dos empatadas”, asegura.

Dirá que dejó la práctica porque eligió la vida burguesa, esa que le permitía estudiar, tener novia y disfrutar de la buena vida. Buscará hasta el cansancio la definición precisa de su deporte favorito. “El boxeo no es violencia, es un arte, tiene que ver con la estética, la belleza y la economía de recursos. El knock-out es sólo una parte del deporte, una parte peligrosa que causa morbo y atrae, pero el deporte es mucho más que eso”.

La última pelea de “Maravilla” Martinez, contra Martin Murray en el estadio de Vélez, llega a la conversación y Hanglin no duda en dar su punto de vista. “No fue una buena noche de Maravilla; es más, para mí perdió por un punto. Es un gran boxeador y eso no lo duda nadie, pero tal vez los años también influyen”.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO

17 comentarios en esta nota

  1. aldope | 18 mayo, 2013 | 8:53

    Acaso Dilma no pertenece al Mercosur? Entonces porquè quiere arruinar el paisaje turìstico de las Cataratas del Iguazù autorizando la construcciòn de una represa aguas arriba de las Maravillas del Mundo? Brasil tambièn va por todo y eso serà un gran perjuicio no solo para el turismo sino para la naturaleza misma.¡Estos sì que son gobernantes de … ” Y bueno, por casa còmo andamos?

  2. ricardo | 18 mayo, 2013 | 8:53

    Estimado Rolando ,el boxeo es el arte de destruir al rival , una manera de homicidio legalizado,una practica brutal que puede atraernos morbosamente como espectaculo, pero no tienenada que ver con el arte, ni con el el deporte…deberia excluirse como actividad olimpica… mi opinion amigo….

  3. jorge | 18 mayo, 2013 | 10:26

    perdon Lani yo lo admiro mucho, pero este “deporte” es deformador de caras, narices y cerebros, generalmente lo practican los mas humildes para ganarse un mango, y terminan muy mal

  4. dolphinross | 18 mayo, 2013 | 10:39

    El boxeo es el arte de violentar al contrincante. Pero según Hanglin no es violencia. Sr., ud. acaba de inventarse un oxímoron. Con este criterio el arte de la guerra tampoco es violencia.

  5. Jorge Hollenberg | 18 mayo, 2013 | 11:34

    Como podes decir eso Rolando, vos a quien yo creia un tipo inteligente. Como puede ser un deporte , donde pierde el tipo que queda mas estropeado o mas golpes recibio. Yo prohibiria ese mal llamado deporte, que no es otra cosa que una vulgar riña de gallos.

  6. fachi | 18 mayo, 2013 | 12:32

    El boxeo es peg arte

  7. hugo | 18 mayo, 2013 | 12:54

    HANGLIN, debiste ser más explícito : Maravilla ganó por ser alcagûete del
    sucio kirchnerismo. Debía gana sí o sí para finalmente gritar desde los
    cuatro costados del ring “vamos Argentina, carajo !!”, tal como le ordena-
    ba el libreto preestablecido. Vos que pertenecés Hanglin a la secta de
    los narices chatas (diría Ulises Barrera) no podés ignorar que de la orto-
    doxia boxística el galleguito Martínez no manya un pito; su habilidad
    sobresaliente es su insufrible verborragia, una máquina de hablar al
    pedo, virtud irrevocablemente argentina.

  8. Conocí a Lani. Lástima mía, no haberlo conocido, lo que realmente era.Un adelantado, coherente con sí mismo.

    • Legitimosam | 19 mayo, 2013 | 15:08

      Coincido. Es la patética involución de un ser humano…

  9. vicente g clemente | 18 mayo, 2013 | 17:44

    el boxeo es representación artística de primera mano; cuando alguien expresa cansancio, sufrimiento, esfuerzo, valentía o temor, temeridad, respeto o desprecio por el riesgo, cuando tiene sangre, eso es exactamente lo que siente y vive de verdad, cuando teme morir o ve alcanzar la gloria, es todo auténtico. El teatro, en cambio es un arte de representación doble y ficticia. Porque se representan personajes y vivencias preescritas, que a su vez representan a otros personajes reales o imaginarios donde todo, desde la risa hasta el dolor, son cosas actuadas y falsas. Ambas artes apelan a la pasión del espectador. A conmoverlo, emocionarlo y compadecerlo con las virtudes desplegadas por los artistas que se develan intensamente. Y el boxeador no devela a un personaje, se devela a si mismo, en su dimensión más entera, completa y real. Y el público que mira pasivamente, a la vez sufre y es un observador que participa reparando y re-elaborando con respeto hacia si mismo el despliegue sencillo de esa frágil dimensión humana, para entenderla. Lo brutal del boxeo es mostrar el combo completo de la dimensión humana, el boxeo deja pasmado a quien lo mira, cuando el que mira descubre algo brutal o desconocido de su propia naturaleza. Pero es un arte donde todo termina siempre deportivamente, con abrazos y mucho agradecimiento al público, los boxeadores no son verdaderamente enemigos entre si, sino socios en la tarea de sacar de si lo mejor de la naturaleza humana, la capacidad de llegar a los límites, descubrirlos y manejarlos, para poder sobrellevar la adversidad, que en el pugilismo está ubicada en un lugar difícil y esforzado, pero justo en un punto donde puede y en definitiva debe ser sobrellevado.

    • asatrtita | 30 julio, 2013 | 16:13

      vicente g clemente MARAVILLOSA FORMA DE VER DESCRIBIR Y SENTIR

  10. alberto ruiz | 18 mayo, 2013 | 17:54

    Gente, es una palabra mejor; PUGILISMO.(nada de boseo)

  11. daniel | 18 mayo, 2013 | 20:22

    que lastima que existan personas como las del comentario anterior, resentidas, que tiene que ver Maravilla con el Kirchnerismo por favor no confundan las cosas es solo un boxeador y de los mejores del mundo por cierto. Salud Hanglin no sabía que te gustaba este maravilloso deporte. Hoy vamos con Lucas¡¡¡¡¡¡¡

  12. Luisina | 18 mayo, 2013 | 21:27

    No tenía otra forma de deciterlo , cuando llevaste al asesino Perdía y mostrarlo como un idealista y heroe , DEFINITIVAMENTE DEJÉ DE ESCUCHARTE….ESTAS GAGÁ !!!!!!!!!!!

  13. Legitimosam | 18 mayo, 2013 | 21:31

    El periodista vive en plenitud su segundo matrimonio con Marta Ibañez y boxea para mantenerse en buen estado físico… COSA QUE EVIDENTEMENTE, NO LOGRÓ.

  14. Legitimosam | 18 mayo, 2013 | 21:35

    El boxeo no es violencia, es un arte… Igual que las corridas de toros… La única diferencia, es que los toros no tienen posibilidad de elegir, mientras que los bolüdos humanos, sí.

  15. estoy de acuerdo, el box es un arte, me encanta ver buenas peleas, me gustaba Ringo, loche, acavallo, monzón (como boxeasor inigualable) y tantos de aquella época y también comparto lo que dice sobre la pelea de MARAVILLA, ya la anterior con el mexicano dije este pibe le puede ganar y la última dije que si MARAVILLA volvía a pelear con el Mexicano perdía. Para mí tampoco ganó la pelea, pero yo por 3 puntos, los dos últimos rounds se dieron muchisimo los dos, pero quien cayó fue el argentino, por eso para mi perdió por 3 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *