Temas en este artículo: , ,

El diccionario de Jelinek

Su entrevista con Susana demostró que es más corta de lo que se pensaba.

La pregunta del millón: ¿Es o se hace? Hasta la entrevista que le dio a Susana, podía apostar unos cien pesitos (no más) a que de tonta, Karina Jelinek (32) no tiene un pelo y que se hace la hueca para zafar y tener prensa. Pero hay un antes y un después de su llegada al sillón de la diva post escándalo del lavado de dinero que involucra a su marido Leo Fariña.

Si lo que intentaba probar es que es más corta de lo que parece, lo logró. Y si lo que quiso hacer es no contestar nada de lo que Susana quería saber, también. Para lo primero, bastó con su naturaleza. Para lo segundo, con la asesoría de su abogada Ana Rosenfeld, quien la entrenó hasta minutos antes de salir al aire.

Hasta Susana, tibia entrevistadora si las hay, quiso ir al meollo de la cuestión y se topó con el túnel de viento que rellenaría la cabecita de la modelo a quien las preguntas le entraban por un oído y le salían por el otro, porque en el medio parece que ¡no hay nada!

Mataburros

Para entenderla mejor, veamos el peculiar diccionario karinesco.

Concordancia: Es la conformidad de accidentes entre dos o más palabras variables (ej.: ellas son felices; yo soy feliz). Para Karina, es eso que con dos copas de más se pierde más rápido que la tanga y te deja como una borracha de pura cepa. “Brindemos para que las dos seamos feliz”, lanzó. ¡Hip!

Diminutivo: Sufijo que denota disminución de tamaño. Para Karina, sufijo básico de la dieta. “Tenés que comer cada dos horas, un pollito, una barrita, un chocolatito”, aconsejó mientras Susana imaginaba un pollito enterito de dos kilitos, al espiedito y con papitas; o en un chocolatito en rama (no, mejor en Rama, no) de medio kilito que se mandaría sin culpita y sin respirar.

Moquillar: No existe en el diccionario de los mortales, pero sí en el de Karina. “Me la pasé moquillando todo el día”, lanzó, queriendo decir “moquear”. ¿O será que en realidad es una bestia (infernal o literal) y tiene moquillo? Pero no, porque el verbo no existe… Ay, no sé, Kari, ¡hablás tan raro que se me está complicando!

Redundancia: Para Olga, lo que abunda no daña, así que si va a decir que con Leo está en un “impasse” (voz francesa: punto muerto o situación a la que no se encuentra salida), le agrega que es “pasajero”, como para que quede clarito. Y si querés más claro, echale agua, pero “fría con cubitos”, como la del balde que, dijo, le cayó encima cuando Lanata destapó la olla de Fariña.

Tracón: Es “atracón” (acción y efecto de comer y beber en exceso), pero, con coherencia, se comió la “A”. La frase fue “te da el tracón y te morfás todo”. Sobre llovido mojado, porque el karineologismo “tracón” lo combinó con el argentinismo “morfar”, aceptado por la Real Academia Española pero que en esa boquita queda desubicado.

Se autoincrimina

Podríamos seguir largo y confundido, pero la nota se acaba. De modo que cerremos con una de las frases memorables que dijo la cordobesa cuando disparó “las mujeres cuando nos enamoramos somos boludas”. Por empezar, hablá por vos, Karina. Y por terminar, lo dijiste vos, no yo, de modo que no te enojes por la foto que acompaña esta página, donde el genial Fabio Alberti personifica a la Boluda Total. Es con cariño. Igual, hasta Susana habría dicho que lo sos cuando se fue a su camarín echando putas (perdón la palabrita, pero ¡a lugar!).

Que conste en actas que el título te lo pusiste solita, y que te ocupás de revalidarlo en cada nota. Y en tu Twitter, donde escribiste, por ejemplo: “Soy casi vegetariana”. ¿Será que sos vegetarianita? En fin, lo dejo a criterio de los lectores porque son demasiados “karinismos” para un solo día. Y digo, alzando ese objeto llamado “libro” que Olga nunca habría utilizado: ¡Perdónala, Cervantes, no sabe lo que hace! ¿O sí?

Marcela Tarrio
Editora jefa

6 comentarios en esta nota

  1. Beatriz sconocchini | 2 Julio, 2013 | 20:32

    Como le pueden hacer una nota a esta mujer???? Yo no me gasto un minuto en leerla

  2. Erla | 2 Julio, 2013 | 20:35

    Marcela, sin defender a Jelinek, y suponiendote una persona preparada, creo que vos tambien cometiste errores. Debiste escribir “ha lugar! cuando uilizás la mala palabra y debiste escribir “Olga nunca hubiera (no habría) utilizado….”

    • raul | 7 Julio, 2013 | 10:37

      Perdón por la ignorancia. pero,
      habría, no es condicional simple o pospretérito?

  3. eduardo gimenez | 2 Julio, 2013 | 21:20

    Nose por que la odias me parecio un dialogo bastante inteligente , no se dejo llevar por Susana ,Me pregunto tu alto nivel inteletual no te indica que la presidenta Cristina seria digna de tus didacticas observaciones Ojala Cervantes me perdone y a todos los jovenes que ni saben quien es.

  4. Mauricio | 3 Julio, 2013 | 5:24

    Marcela, a ver si la dejan hacer su trabajo a la nena y que hable como quiera!! y empeza vos por ponerte a hacer notas más importantes, a nadie le interesa como habla la gente y menos una modelo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *