Semanario te cuenta todo sobre la gira del Papa Francisco a Brasil

Qué hizo, qué dijo y qué hará, en un resumen imperdible y con fotos espectaculares. Además, la nueva Daniela Cardone, la guerra de Tinelli y Valdés con Ortega, el casamiento de Marilina Ross y mucho más, a sólo $ 8.

Entre algunas de las tantas cosas que al papa Francisco le fastidian sobremanera se encuentran los caprichosos protocolos burocráticos que, definitivamente, no se condicen en absoluto con su austera y humilde forma de ser. Y, mucho menos, con su manera de predicar la palabra de Dios. Y en su viaje a Brasil, para participar de una nueva edición de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), no iba a hacer excepciones. Apenas bajó del airbus A330 de Alitalia con el código AZ4000, que se destina a los vuelos papales y que el lunes 22 a las 15.45 (hora argentina) lo depositó en el Aeropuerto Internacional Galeao/Antonio Carlos Jobim de Río de Janeiro, rompió con una tradición de casi 40 años. En lugar de arrodillarse para besar suelo carioca, el Sumo Pontífice argentino se dirigió directamente hacia la presidenta brasileña Dilma Rousseff, para saludarla con un beso que la tomó completamente por sorpresa.

Pero la rebeldía de quien ya es conocido en todo el mundo como “el Papa de los pobres” no terminó ahí. Ya que, en medio de un impresionante operativo de seguridad que incluyó varias decenas de helicópteros controlando desde el aire los movimientos del Papa y otros tantos militares haciendo lo mismo desde tierra firme, Francisco, con su estilo austero, simple y bonachón –propio de alguien que lleva muchos kilómetros recorridos en el barro–, se subió a un simple Fiat Idea a modo de Papamóvil interino hasta que llegara el real. ¿Alguien se hubiera imaginado a algún Papa arriba de un auto como el que puede tener cualquier hijo de vecino? Luego, ya sí arriba del Papamóvil real (igual, muchísimo más humilde que los de sus antecesores), no paró de saludar ni de estrecharle la mano a cuanta persona lograba burlar los supuestamente estrictos controles de seguridad desplegados por el gobierno brasileño.

Leé la nota completa en el nuevo número de Semanario, que además te trae:

La nueva Daniela Cardone

Tinelli y Valdés siguen la guerra con Ortega

Marilina Ross se casó con su novia

Agustina Noya: la ex Agrandadytos quiere ser modelo

Willam y Kate presentan a su principito

¡Suscribíte a Semanario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *