Juan Carlos Calabró hizo gala de su grandeza y emocionó

Estaba todo preparado para que sus hijas recibieran el premio a sus 50 años de carrera, pero a último momento él mismo subió al escenario. Fotos.

Todo estaba listo. Mediando la entrega, Iliana y Marina Calabró dejarían sus diferencias de lado y subirían al escenario para recibir el Martín Fierro por los 50 años de trayectoria de su padre. El, “Cala” (79), que ya había grabado dos mensajes, estaría junto a “Coca” en el palco mirando cómo sus hijas recibían el premio. Vería la continuación de su carrera en manos de sus hijas, a quienes tanto orientó en los últimos años. Pero no. Juan Carlos demostró que, en su interior, la cosa sigue intacta: las tablas son irresistibles, mucho más las del Colón y en su homenaje. La diálisis que se hace tres veces por semana le sacan fuerzas, pero él está acostumbrado a ponerle el pecho a los momentos difíciles.

En el teatro retumbó un aplauso cerrado cuando se escuchó su nombre. Entre bambalinas, ya había tomado la decisión. Dejó de apoyar el peso de su cuerpo en el bastón que llevaba en la mano derecha, se aferró a los brazos de sus dos hijas y dio el primer paso ante la atenta mirada de la enfermera que estuvo a su lado todo el tiempo. La música empezó a sonar y las imágenes de sus éxitos se proyectaron en la pantalla gigante. Entonces, seguramente, pensó que la tarea no iba a ser tan fácil.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *