Temas en este artículo: , ,

Un aplauso para Leonor y sus mamitas queridas

Nuestra editora jefa destaca la labor de Leonor Manso en “Farsantes”.

No puedo privarme de volver a escribir en esta página algo sobre “Farsantes”. Me tiene entregada. Vivo enamorada de cada uno de sus personajes y me sorprendo tejiendo hipótesis sobre el futuro de Graziani, Pedro, Gaby, Alberto y Marcos. Pero quien hoy me trae aquí no es ninguno de sus cinco protagonistas, sino esa increíble actriz con cartel francés que ya es un clásico en los grandes unitarios y tiras de la tele y que bien podría sacar diploma en la ficción de “una madre con serios problemitas”.

Aquí es Aída, mamá de Gabriela (Griselda Siciliani) y digna exponente del título de la ficción. Falsa hasta las entrañas, manipuladora, capítulo a capítulo demuestra no ser lo que aparenta y  trata y destrata a la sangre de su sangre como le da la gana. Uno no se explica aún que de esa mujer haya salido una joven de buen corazón. Pero, como si no alcanzara la personalidad que los autores le impusieron por libreto, Leonor le suma un ceceo (habla con la zeta) que crispa los nervios. ¿Con qué necesidad? Para hacerla más odiable y querible a la vez, ese extraño sentimiento bipolar que tenemos con los artistas cada vez que un papel está tan bien interpretado que hasta al peor de todos dan ganas de comérselo a besos. Para muestra, basta también un Alfredo Casero.

El labial inolvidable 

Ha pasado mucho talento bajo el puente desde aquella inolvidable María Elena Soria de “Vulnerables”, más conocida como la creadora de “La gran Dominichi” por obra y gracia de aquellas escenas en las que para conseguir ansiolíticos, se ponía labial antes de hacerle sexo oral al farmacéutico, cuyo apellido daba nombre a la pirueta y que además ¡era su yerno!, en la piel del genial Carlos Portaluppi, que así entregaba el pastillero entero sin chistar. ¿Quién no habló de esa escena de antología, allá por 1999, cuando el unitario que nos llevaba una vez por semana al consultorio de Guillermo Segura (Jorge Marrale) rompía el rating al ritmo de la terapia grupal. ¡Y quién no miró a su propia madre con más cariño cada vez que la comparaba con esa terrible señora que volvía cada día más loca a su pobre hija Jimena (Inés Estévez), que se hacía pis encima y con motivos de sobra, empezando por mamita: una señora fracasada, adicta a las pastillas e inescrupulosa. Y que se engrandecía en manos de esta actriz que ya entonces le ponía a sus criaturas sus toques de distinción: Aquella vez no sólo sumó el  labial, sino la virgencita descabezada con la que rezaba (“se rompió en una escena y quise dejarla así para siempre”) y la peluca, porque, como ella misma explicó, “se me ocurrió que esta mujer quería ser como Marilyn Monroe, así que pedí una peluca platinada”. 

Loca como tu madre

Tras ser en 2003 la madre de Martina (Carolina Fal) en “Resistiré” (Telefe), convertida en Gloria Provenzano, nuevamente brilló en Pol-Ka, en “Locas de amor” (2004),  como Olga Spinelli, esa madre que vivía encerrada en su casa con un gato al que trataba mejor que a su heredera. ¡Cómo la odié! Pero siempre sacándome el sombrero ante su maestría, sobre todo en cada choque con su víctima, que era Juana (Julieta Díaz).

También fue la madre de Pablo Echarri en “El Elegido” (2011) una enfermera buena, pero con un pasado oscuro. Y tantas otras que hicieron historia, como esa participación especial en “Tratame Bien” (2009), cuando se apareció en la casa de los Chocaklian (Roth-Chávez) para decirles que el hijo de ambos era el padre de su nieto. Por todo, vaya aquí mi reverencia a esta actriz inmensa que me hace amarla y detestarla por igual, siempre agradeciendo al cielo que no me haya tocado una madre como las suyas. Pero ojo, eh, que como esposa puede ser peor. No me gustaría haber estado en la piel de su marido, Patricio Contreras, cuando su media naranja descollaba en cada capítulo de “Mujeres Asesinas”. Porque como madre es de temer, pero como esposa con ganas de sacarse al señor de encima, mamita, ¡te la regalo!

Marcela Tarrio
Editora jefa

Un comentario en esta nota

  1. liliana | 9 Septiembre, 2013 | 10:21

    lo mejor de lo mejor, da gusto tener esas actrices ¡¡¡¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *