Lenguas largas: no se cuelguen de Granata

La moda de ventilar “romances” fugaces con estrellas como Gene Simmons, bajo la mirada de nuestra editora jefa.

Voy a entrar al mundo de las mujeres que, nada caballerosas, no sólo tienen memoria, sino también una lengua entrenada para contar todo con lujo de detalles y hacérnoslo creer sin pruebas, porque de eso, claro, no hubo ni habrá…

No bastaba con Amalia Granata contando su noche de sexo con Robbie Williams, ni con Luciana Salazar lamentando que a un gran amigo suyo, zapatero top, se le haya escapado ante una revista lo que ella le contó a gritos cuando volvió de Acapulco: “Tengo el vestido manchado con… ‘eso’ de Luis Miguel”, mientras desenvolvía el paquetito, orgullosa. Bueno, ahí el bocón fue su amigo, pero lo mismo da. Tampoco alcanzaba con Andrea Estévez paseando en cadena nacional la historieta de la cena con ingredientes que vivió con el mejicanote en Argentina. Y que, por debajo de la mesa, les juro que terminó con el hombre cantándole “Ahora te puedes marchar”. Pero: ¡Eramos pocos y habló Segura! ¿Quién? 

Paso a recordarles. Claudia Segura, ex secretaria de Corcho Rodríguez, el ex de Susana y actual de Vero Lozano, una señora con aparente clase y un tonito al hablar al estilo de la papa en la boca del aviso de la tele, viste bolu… ¿La sacan? Esa que era amiga de Roviralta… ¡Acabáramos! Sí, esa que días atrás anduvo en “AM” jugando un juego loco que suena tremendo (“Maduras contra Jovencitas”, ¡un productor a la derecha!) y terminó creando más suspenso que la nena de “La llamada” hasta revelar que tuvo un romance de un mes y sexo desenfrenado en un avión ¡con un integrante de Kiss! What! Oh, yes! Pero con cuál, nos preguntábamos todos, entrándole a los bizcochitos y al mate, hasta que ella largó prenda (igual que con el enmascarado en el baño de la aeronave) y lo mandó al frente con bajo, pitos y señales: Gene Simmons.

¡Oh la la, París, París! Sí, porque “fue en la primera clase de en un avión chiquito, cuando yo venía de París y él llegaba a Buenos Aires”. Tomá pa’ vos y pa’ todas esas chiruzas, pensó Segura, ídem de que había aplastado a las nenas. Total, de acá a que Gene se entere de que anda boqueando, o le importe, ya nadie se acordará. Todo muy lindo, mujeres, pero después no se quejen si los caballeros también hacen gala de tenerla como la de un elefante (la memoria).

Algún día verás…

Igual, venimos de bajo vuelo ¿no? Digan que cada tanto hay alguna dama de verdad, como Graciela Borges, que rompe el chanchito de los recuerdos, nos sorprende con un romance con Paul McCartney en los años ’60, y le suma glamour al ranking de “las mujeres Fosfovita”.

Volviendo a las otras: chicas, la próxima traigan fotos. Si no, cállense. O sepan que pronto va a haber alguien que les va a pasar el trapo a todas. Es la misma que escribe y firma, que un día cumplirá el sueño de vivir una noche con George Clooney, Richard Gere o Robert Downey Jr. y entonces va a empapelar Buenos Aires. Porque a mí, para sacarme la cámara me van a tener que amputar el brazo. Y al que me diga que George es gay, la respuesta de siempre: ¡que Dios me castigue y me lo mande a casa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *