“Estoy haciendo un mini Gasómetro para el Papa”

Omar Cappiello es actor, humorista, animador, peluquero y hace toda clase de maquetas. Quiere regalarle una del estadio de San Lorenzo a Francisco. Fotogalería.

Más que a una peluquería, entrar en su local es ingresar a un rincón mágico donde tijeras, peines y ruleros luchan por no ser olvidadas entre imaginarias canchas de fútbol y recuerdos del pasado. Actor, humorista, animador de fiestas, profesor de Artes Visuales, peluquero y artesano, todos esos dispares oficios conviven en una sola persona: Omar Cappiello, el hombre de las manos mágicas, como todos lo conocen en Lanús Oeste, barrio bonaerense en el que vive desde hace más de 40 años.

“Si bien nací en Capital Federal, al día siguiente ya estaba en Avellaneda y a los 10 me mudé a este barrio que es el más hermoso del mundo”, dispara, risas de por medio, mientras no deja de cortarle el pelo a uno de los tantos clientes que supo ganarse a lo largo de los 32 años que lleva con las tijeras. “Más que clientes, acá vienen amigos. Es que con tantos años trabajando acá, mis clientes son parte de mi familia. Los padres me van trayendo a sus hijos y así la voy remando. Por suerte, le hice caso a Roberto Carnaghi y nunca la cerré porque si no hoy me estaría muriendo de hambre, como me dijo una vez cuando, trabajando juntos, yo le comenté que quería cerrarla. Él me dijo: ‘tené en cuenta que los actores hoy comemos faisán y mañana nos comemos las plumas. Yo que vos, ni loco la cierro’. Hoy le agradezco su consejo”, confiesa quien también tiene un pasado futbolero.

“Empecé de arquero en el baby fútbol de Talleres de Remedios de Escalada, después jugué en El Porvenir, Lanús y Huracán, pero tuve que largar porque no ganaba un mango y tenía que ayudar a mi viejo en la pizzería”, cuenta.

Leé la nota completa en la edición impresa de SEMANARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *