El “boom” de las fiestas falsas

Una productora realiza eventos que cumplen con el protocolo de un casamiento, pero los novios son actores y los invitados pagan su entrada.

Parte de la decoración de la primera boda falsa. Gentileza: Trineo Fest Fan Page (Facebook)

Si se alquilan novios y novias por una módica suma para hacer una salida (500 pesos por ir al cine; 1.000 por una cena romántica), no sorprende el “boom” de las bodas falsas. ¿De qué se trata? De una fiesta de casamiento con absolutamente todos los condimentos -ramo, show y mesa dulce-, pero de mentira.

Es lo nuevo en fiestas temáticas. La idea nació en una cena de amigos en agosto de 2013 y, tres meses después, Martín Acerbi, Nicolás Medina, Facundo Carmona, Joaquín Alterman y Mauro Di Girolamo, cinco jóvenes platenses y socios de la productora de eventos Trineo Fest, estaban vestidos de gala esperando a sus invitados.

Organizaron una fiesta de casamiento respetando todos los protocolos: el salón de fiestas, el ingreso del novio, la mesa dulce, el lanzamiento del ramo, la banda en vivo, el final de fiesta con pizza y cerveza. “Nos pareció que recrear el ámbito de fiesta de un casamiento podía resultar una propuesta más atractiva para solteros y grupos de amigos que ir a un boliche a conocer gente”, explica Acerbi, y cuenta que contrataron a un actor para hacer de falso novio.

“Al principio, nos resultaba difícil explicarle al encargado del salón o al disc jockey que era una fiesta de casamiento pero que no había una pareja real”, explica Facundo.

“Los invitados sólo deben pagar 150 pesos, seguir el dress code (código de vestimenta) y adentrarse en la ficción”, resumen los organizadores, que preparan una nueva boda falsa para el 29 de marzo. Esta vez será en un salón al aire libre ubicado en el centro de La Plata. La entrada es con reserva vía la página de Facebook Trineo Fest.

 

Un comentario en esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *