Temas en este artículo: , , , ,

¡Por tanto bisturí casi no la reconocen!

Liza Minelli sorprendió con su renovada imagen en la entrega de los Oscar. ¿Qué se hizo?

La irreconocible Liza

El hilo imperceptible de sus cejas, su eterno pelo morocho y bien cortito, las grandes pestañas de muñeca rota que dramatizaban sus pestañas, el blanco tono de su piel, el gesto de marioneta de su boca y su dentadura imperfecta… Estos rasgos, lejos de perjudicarla, dotaban a Liza Minelli (67) de una presencia arrolladora.

Sin embargo, parece que tan sólo sus piernas son la única parte de su anatomía que no cambió. Muchos de los asistentes a la 86° entrega de los Oscar en el teatro Dolby de Los Angeles, el domingo 2, no la reconocieron, y no sería descabellado pensar que los de seguridad hubieran hecho amago de querer echar a una señora operada de mediana edad sin identificar. Era Liza, sí, pero después de someterse a un importante arreglo plástico y convertida en una dama retocada.

Las miradas de desaprobación apuntaron a Minelli, a quien la propia presentadora de los premios, Ellen DeGeneres, describió como “una de las mejores imitaciones de Liza Minelli que vi en mi vida”, mientras la cámara le hacía un primerísimo primer plano.

El abuso del bótox es más que evidente, así como la excesiva altivez de sus cejas, el extraño respingar de la comisura de sus labios, la caída de la parte lateral de los párpados inferiores, y se nota claramente que se operó el labio superior y se arregló los dientes.

Y como si todo esto fuera poco, quedó entre las peores vestidas de la ceremonia. ¡Pobre Liza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *