El Harem de Maradona

Tras echar a Rocío Oliva de Dubai, el Diez apuntó sus cañones a dos vedettes. Mientras Victoria Xipolitakis confirmó que viajará a verlo a los Emiratos Árabes, la charrúa Natasha Rey muestra los mensajes que le mandó el astro.

A la hora del amor -y las mujeres-, Diego Armando Maradona (53) no sólo es una verdadera caja de sorpresas sino, sobre todo, un hombre tan insaciable y cambiante como, si se quiere, inseguro e impredecible…

No por algo en los últimos meses se la pasó deshojando entre sus dos últimos grandes amores: Verónica Ojeda (36) -con quien además de tener a Diego Fernando (1 año) está en la dulce espera de su sexto hijo (¡qué manera de embocarla Diego!)- y su, hasta ahora, última conquista: la futbolista argentina Rocío Oliva (23) a quien, de buenas a primeras y sin que ni hasta la mismísima Ojeda se lo pudiera llegar a imaginar, acaba de echar flit en Dubai para mandar de regreso a Buenos Aires.

La pregunta del millón pasa por saber a qué se debe tanta inestabilidad sentimental. Y la respuesta a la que llegamos, después de dar por tierra el rumor que indicaba que Diego había decidido regresar junto a Verónica para acompañarla en los últimos seis meses de su embarazo, nos desconcertó aún más. ¿Por qué? Porque esta vez no sería una sino dos las mujeres en las que Diego puso su mirada, su interés… ¿y algo de platita? para tenerlas en su lado en Dubai.

Para saber de quiénes estamos hablando, no dudes en comprar Semanario de esta semana.

¡Suscribite!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *