“No está bueno dedicar la vida al trabajo”

Después estar dedicada a la conducción, Andrea Politti volvió al teatro. El valor de la familia y su historia de bullying en la escuela.

Andrea Politti junto a su hijo, Galo, cuando recibió el Martín Fierro como Mejor Conductora.

Después de mucho tiempo, Andrea Politti (46) reflotó a la actriz que lleva dentro. Alejada de la televisión, la ex conductora de “Los Unos y los Otros” volvió a su primer amor: el escenario. Después de haber ganado el Martín Fierro por su labor al frente del talk-show de América, Andrea cerró un ciclo y decidió comenzar una nueva etapa. Así, tras de una década alejada de las tablas, el año pasado regresó al teatro con “El don de la Palabra” y ahora se luce en “El Secreto de la Vida”, la obra de José María Muscari, en el Metropolitan City.

Se fue del programa porque “sentía que no tenía más para dar”. “Para mí fue fuerte estar escuchando esas historias, sin ser periodista ni psicóloga. Me había entristecido un poco porque hay situaciones que realmente no tienen solución”, cuenta la conductora, que volcó toda su energía en el teatro. “Después de haber pasado por un montón de etapas en mi carrera, tenía ganas de hacer cosas que me den placer”, cuenta la actriz que se pone en la piel de Justina. “Para mí es un personaje soñado. Se trata de una mujer que dejó de lado su vida personal para priorizar su carrera profesional. Algo muy real y de estos tiempos; las mujeres tenemos resuelta nuestra vida profesional, pero no sabemos elegir al hombre que nos pueda hacer feliz”, explica la hija del recordado actor Luis Politti, quien estuvo exiliado en España durante la dictadura. Esa situación, sumada a la de ser hija de padres divorciados, hizo que Andrea sufriera de bullying en el colegio. “Me sentía discriminada por mis compañeros y hasta los maestros”, recuerda.

En la obra comparte esceas fuertes con Nicolás Pauls y jura que, al principio, le dio pudor. “Ahora ya está. Tenemos química. Es importante estar rodeada de buenos compañeros”, reconoce la actriz.

Leé la nota completa en el último número de Semanario. ¡Suscribite!

10 de octubre de 2014

 

2 comentarios en esta nota

  1. nbattilana | 11 Octubre, 2014 | 11:47

    Andrea no te preocupes, aquí en la Argentina hay muchos que te hacen caso y cobran sin laburar, lo tuyo no ayuda a cambiar la mentalidad de la gente. te imaginas todo el mundo trabajando en algo que da placer, estaríamos todos en la cama. Por algo existe la palabra rutina. Asi crecen los países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *