Temas en este artículo: , ,

Errar es humano y pescar los errores, divino

Estoy en casa nuevamente. Abandoné la clínica pero no la tele. Y esta vez me puse aguda con los graph y zócalos… ¡repletos de faltas ortográficas!

Por

Ya en casa, cumpliendo mi internación domiciliaria pero sin dejar de trabajar gracias a la tecnología, les recuerdo que sigo con sobredosis de tevé, como buena paciente –¡qué contrasentido del lenguaje llamar así a alguien que espera curarse!–, y con las antenas más paradas que nunca. Y ahí estaba yo, en plena tanda, cuando cual pesadilla de Freddy Kruegger, apareció él: zócalo maldito, infectado de un bicho contagioso y que, a fuerza de poca lectura y redes sociales, se propaga de generación en generación dejando a los más jóvenes bajo riesgo de epidemia que, de no encontrar un antídoto, será pandemia.

Justo yo lo pesqué, fanática empedernida de la ortografía, capaz de rechazar hasta una invitación romántica vía SMS o mail que diga “bamos al cine” (en vez de “vamos”), así sea bajo presunción de error de tipeo, por mi teoría del poder deserotizante de la mala ortografía. Justo yo, de ojos y oídos sensibles al mínimo tilde mal ubicado o extinguido, o a una pobre preposición echada (nunca hechada) al olvido. ¡Justo yo vengo a ver semejante atropello a la razón y al diccionario! Algún operador de videograph con poca experiencia en el espectáculo tipeó Zofovich en lugar de Sofovich
en la promo del programa “Secretos Verdaderos” y tuve que congelar la imagen porque no podía creer, sobre todo, que nadie lo hubiera chequeado.

No se coma la coma
Catástrofes gramaticales, tsunamis de sintaxis y huracanes de contexto hubo, hay y habrá a lo largo de los tiempos, porque de carne somos y errar es humano, pero no perdonarlos y hacerlos notar es divino. Así como también sirve insistir en que una cosa es escuchar a una persona cualquiera decir “si tendría plata compraría un auto” y otra es escucharlo de boca de un profesional de los medios de comunicación. Y juro que
a diario los escucho usar el condicional después del si, o siendo víctimas del maldito dequeísmo, germen patológico del idioma y, a esta altura, crónico y endémico. Una lástima, porque el lenguaje se lastima (he aquí un acento haciendo la diferencia), y Cervantes se revuelca en la tumba bajo la presión del “TKM” que sepultó al incomparable “te quiero mucho”. Una pena sin pena, porque no es lo mismo “coser” que “cocer”; porque un “gato” será lo que deba ser según el contexto, y porque una coma o un signo de interrogación mal puesto puede hasta causar un divorcio, como cuenta aquel chiste de una misma frase según pasan los años de casados que empezó siendo “¿Cómo amaneciste?” y 20 años después se transformó en un “¡Cómo! ¿Amaneciste?”

A modo de despedida, les dejo parte de un texto de Julio Cortázar, titulado “La coma es la puerta giratoria del pensamiento”, en el que nos pone en blanco sobre negro que ese signo puede, por ejemplo, condenar o salvar según digamos “¡No tenga clemencia!” o
“¡No, tenga clemencia!”. Decía Julio: “Lean y analicen la siguiente frase: ‘Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda’. Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.
Si usted es hombre, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene…”

16 de octubre de 2014

12 comentarios en esta nota

  1. aurora | 17 octubre, 2014 | 12:06

    No oíste decir a Scioli o a Pichetto, (recientemente) “puédamos”?

  2. Osvaldo de Garay | 17 octubre, 2014 | 12:27

    Si, pero miren hacia adentro también, tanto Perfil como Infobae a veces son de terror, tanto en redacción como en ortografía.

  3. CHACHO | 17 octubre, 2014 | 13:31

    JAJAJA LEAN UNA TAPA DE CLARÍN Y SE DARÁN CUENTA DE LA GRAVE ENEMISTAD QUE TIENE CON LA LENGUA CASTELANA

    • Daniel | 18 octubre, 2014 | 8:05

      A vos no te va tan bien que digamos… ¿Quién te dijo que escribir todo en mayúsculas y con los consabidos “jajaja” es lo correcto?

  4. Kelube | 17 octubre, 2014 | 15:36

    Mui bueno, ezperemos que sirba para que la jente ezcriva megor

  5. pablo | 17 octubre, 2014 | 16:58

    Capitanich diciendo…”si pondríamos el aire acondicionado a 24°C…”

  6. Rafa | 17 octubre, 2014 | 17:10

    “Y ahí estaba yo, en plena tanda, cuando cual pesadilla de Freddy Kruegger, apareció él: zócalo maldito…”.
    En “apareció él: zócalo maldito”, ¿debería interpretarlo como que se le apareció Freddy?, ¿o se refiere al mismo zócalo?. Si bien es irrelevante, me parece un poco confuso.
    Estoy totalmente de acuerdo con los errores ortográficos y sintácticos.
    Saludos.

  7. Pollito | 17 octubre, 2014 | 18:22

    Totalmente de acuerdo, pero a pesar de toda la perorata, que por fin alguien escribe al respecto, siguen cometiendo el horror del laísmo. ¡Qué mal que suena!

  8. ¿Qué quiere decir “en blanco sobre negro”? Si se refiere a “por escrito”, no sería mejor decir “en negro sobre blanco”?

  9. JIRAFALES | 18 octubre, 2014 | 7:15

    da mucho asco escuchar en periodi$ta$ de cotillón, como los de 6-7-choto…decir una y otra y otra vez…”PORAY”, en vez de POR AHI.
    cualquier momento aarece un cartelito que diga CRISTINA FUE HABER LA GENTE

  10. Daniel | 18 octubre, 2014 | 8:04

    Nada que sorprenda, es otro ejemplo cotidiano de la gran tragedia educativa que padecemos desde hace décadas. Las jóvenes generaciones de profesionales en distintas áreas son los primeros exponentes de la mala educación recibida. Les recuerdo que allá por los 80’s los maestros -perdón, los trabajadores docentes- dejaron de corregir las faltas ortográficas por cuanto los alumnos “debían expresarse como mejor lo sentían…” Así salieron. No hay diario online que no tenga verdaderas aberraciones gramaticales en sus ediciones que, sumadas a la ignorancia generalizada sobre multitud de temas, arroja los resultados que hoy tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *