El rey de la carne y la reina del Koala

Alberto Samid está a un paso del Bailando 2015. Y pidió a Rocío Marengo como compañera. ¡Quiero ya a esa pareja explosiva en pantalla!

Por

Entre las mil y una escenas bizarras de la historia de la televisión que mi cerebro, mis retinas y mi corazoncito guardan y acomodan en el top ten está, sin dudas, la del empresario de la carne Alberto Samid peleándose con golpes de karate de barrio con el periodista Mauro Viale, allá por enero de 2002, en el programa “Impacto a las 12”, por América. Pocas veces me reí tanto, amén de que todo daba vergüenza ajena y de que eso no debería suceder en la tevé. Pero tras poner el cartelito de “chicos, no hagan esto en sus casas”, recuerdo que me reí largo y tendido, y que vuelvo a hacerlo cada vez que veo la repetición en internet. Pues bien, basta ese botoncito de muestra para felicitar a Marcelo Tinelli por quererlo en el próximo Bailando, y para rogarle al proclamado “Rey de la Carne” que agarre viaje porque, al menos yo, este 2015 quiero un Bailando con menos virtuosos y más patas duras, y de sólo pensar en este señor bailando cha cha cha o reggaeton (¡¡y se lo imaginan en el adaggio!!), ya cuento las horas para que Marce grite aquello de “música, maestro”.

Coronados de risa bailemos

El mediático empresario contó que Tinelli se comunicó con él para pedirle especialmente su participación en la competencia de El Trece. “El 31 de diciembre, a las 23:30, me llamó y me dijo si me animaba al Bailando”, contó el hombre, aún sorprendido. Y no es para menos: que te llame el otro Rey, el de la tele, media hora antes de brindar por el Año Nuevo, no es poca cosa.  Pero lo más lindo vino después. “Me dijo: ‘Hoy casi me ahogo por culpa tuya’, es que el 31 salió una nota del porqué yo puse Mc Rey hamburguesas… Entonces me explica: ‘Estaba en la pileta y cuando leí eso casi me ahogo'”, confirmó Alberto, tras reproducir con gracia su charla con Marcelo. “Si la propuesta es para ayudar a un hospital o a alguien que lo necesita, creo que no tendría problema en hacer el ridículo y por ahí me vendría bien para bajar unos kilitos. Eso sí, si puedo elegir, me gustaría bailar con Rocío Marengo”, disparó, y la rubia ya anda contenta como perro con dos colas.

Más allá de lo divertido que sería tener a Samid en el programa (recordemos que nadie podía imaginar, por ejemplo, ver a Nina Pelozo bailando en el caño y eso se hizo realidad), ya vislumbro al canoso entrando con la coronita, cual su logo en las carnicerías de su propiedad y en su nueva cadena de hamburguesas populares, adornando al jurado con sus propios combos Mac Rey (que empezaron a 35 pesos y en una semana subieron a 45 pero que, nobleza obliga, cuestan la mitad que los del payasito). Y a su lado, con corona propia, La Reina del Koala. ¿Se trepará Rocío al abdomen abultado del experto en carnes argentinas? ¿Llegará la esposa del participante al piso, celosa de la rubia? ¡Ojalá! Por ahora, solo sabemos que con Samid y Marengo, la diversión sale con fritas. Eso sí, yo que el jurado, antes de pegarle a don Alberto en alguna devolución, pensaría en Mauro Viale.

15 de enero de 2015

Un comentario en esta nota

  1. rogerdan | 15 enero, 2015 | 12:47

    Patetico…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *