Temas en este artículo: , ,

¡Cómo tiran las cunas y el conchero!

Viviana Saccone se subió a las filas de las que buscan al amor en chicos varias décadas menores. Las aplaudo, pero no comparto: ¡para todo hay una edad! Y esto también va para vos, Carinara.

Por

Carinara y Andrés Nara, en el Carnaval de Gualeguaychú.

Acá estoy, de vacaciones, tirada en la arena, untada en protector solar 50 porque estoy más blanca que Andrea del Boca aunque consciente de que me lo puse al pepe porque Febo hace años que me ve llegar y desaparece, pero siempre atenta a las noticias. Y estoy azorada. ¿Viviana Saccone con un chico de 21? ¡Noooo!  ¡Y yo más sola que Icardi en el Día del Amigo! No es justo: ella tiene 46 y yo acabo de cumplir los 48. Ella es di-vi-na y yo, bueno, taaaaan mal no estoy. Ella tiene un lomo que le envidiaría cualquier veinteañera y yo, en fin, soy re simpática… Sí, estoy un poco baqueteada aunque tampoco tanto, pero a mí los de 21, con suerte, me gritan “¡hey, señora, me dice la hora!”. Igual, gracias, eh. Yo paso…

¡Mamadera!

Está claro que en esto de empezar una relación con un joven un lustro menor, por más impecable y divina que una esté, lo que cuenta es la actitud, el coraje y las ganas. Podrán argumentar que en el amor no hay edad, pero sí espejos y, perdónenme, todo tiene un límite. Yo acá veo demasiada carne de diván, muchos complejos mal resueltos y cero sentido común que, sabemos, es el menos común de los sentidos. Y, claro, un halo de casualidad ya que justo el romance sale a la luz cuando la señora de las cuatro décadas está estrenando una obra en Buenos Aires… Pero ojo, yo las aplaudo, chicas, y en el grupo incluyo a Cecilia Roth, Jennifer López, Madonna y tantas otras que han sabido conquistar mocosos y plantar bandera en sus cunas, porque en el fondo, aunque parezca un contrasentido de mi parte, admiro la falta de complejos y taras sociales con la que se mueven; sólo digo que yo jamás podría. Soy chapada a la antigua y de las que piensan que para todo hay una edad. Por ejemplo: jamás me pondría una tanga hilo dental si tuviera más panza que El Sargento García y más pozos que la Avenida Pavón, pero mucho menos si tengo todo eso y un DNI que grita que paso los 60. Y lo dice alguien que, por ejemplo, adora usar minifalda, pero que controla el largo para que nadie diga de mí lo que yo pienso de esa señora modelo 1955 cuando la veo llegar al baile con una vincha en las caderas aunque tenga mejores piernas que su hija. Tíldenme de prejuiciosa, pero yo prefiero autodenominarme ubicada.

Por eso, querida Carinara, para vos también hay. Yo entiendo que junto a tu medio pomelo Andrés Nara quieran ser los nuevos Adriana Aguirre y Ricardo García, pero les falta kilometraje. Por eso te digo: ¿era necesario vestirte de sambódromo e ir a mover las cachas al Carnaval de Gualeguaychú? ¡Gente grande…! Mirá cómo será la vergüenza ajena que me dio que preferiría que me cantes… ¡Pero el conchero no, por piedad, yo te lo pido…!

21 de enero de 2015

3 comentarios en esta nota

  1. VAMOS BOCA | 22 Enero, 2015 | 11:02

    este polaco tiene cara de baboso y pedofilo …..jajaja

  2. aGUS | 23 Enero, 2015 | 15:34

    Estamos de acuerdo que un lustro son 5 años, no? Hasta donde sé Viviana Saccone tiene más que 26.

  3. silvio gorosito | 23 Enero, 2015 | 18:05

    capo!!! tus hijas no te merecen…idolo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *