Temas en este artículo: , , ,

¡Bienaventurada sea nuestra Lali, Aleluya…!

Lali Espósito es la muestra fiel de que “lo bueno viene en frasco chico”. Su humor y frescura la transforman en la mejor opción a la hora de la cena. Decididamente, me conquistó.

Por

Lali Espósito y Mariano Martínez en “Esperanza Mía”.

Si lo bueno viene en frasco chico, Lali Espósito es una muestra viviente. Y qué lindo es verla en una comedia al mejor estilo Pol-Ka, que sí, será más de lo mismo, como dicen muchos, pero es lo que los televidentes quieren a la hora de la cena: algo que los divierta y que sea para toda la familia. Es polvorita esta pequeña mujer, y me animo a decir que en ella, aquella Florencia Bertotti en su faceta de actriz para chicos y adolescentes, tiene una digna sucesora.

A mí, Lali me conquistó. Y eso viene sucediendo desde que la vi nacer como actriz, allá por 2003 en “Rincón de Luz”, y siguió con su adorable Roberta de “Floricienta”, su Agustina de “Chiquititas sin Fin” y su Marianella de “Casi Ángeles”, por nombrar algunas de las ficciones en que puso su ángel, ese elemento que ningún alquimista podrá lograr jamás y que está o no está, y no se compra ni se alquila. Claro que ella, además, le pone estudio y trabajo, porque sólo con carisma no habría podido sostener, por ejemplo, su digno papel en la obra musical “Las Brujas de Salem” (2012), de Arthur Miller, en el Broadway, en la que se lució junto a Juan Gil Navarro actuando, cantando y bailando sin desentonar en su rol de Abigail. Más tarde llegaría “Solamente Vos”, ya en las tropas de Pol-Ka, donde brilló como Daniela Costeau, la hija de ficción de Adrián Suar, rol que la llevó a ser elegida por el público como actriz de TV favorita en los Kid’s Choice Awards. Y hay más en su corto pero prolífico curriculum, con un antes y un después marcado por el día en que decidió lanzarse como cantante solista pop con un disco hecho a pulmón (casi, casi artesanal) y cuando, rodeada de los mejores, llegó a llenar varios teatros Opera y otros tantos Gran Rex, para envidia de muchos. “¡Mirá la nena!”, dijeron todos, cuando de un día para otro, la chiquitita se tiñó de rubio y se convirtió en una mujer fatal de 1,54 m y tacos interminables al ritmo de “¡A Bailar!” levantando multitudes de adolescentes fanáticos. Hoy, otra vez en tacos bajos pero con traje de monja, nos obsequia escenas impecables (genial su cara cuando se hace la que se desmaya al ver al hermoso padre Tomás que interpeta Mariano Martínez). Y bienvenida sea su frescura, que nos hace extrañar menos la de Natalia Oreiro, ya mayor, y sus adorables criaturas.

Un convento que echa fuego

Claro que Lali no está sola, porque el elencazo del convento es para un cuadrito. Ya les digo que llamen a los bomberos porque en cualquier momento se prende fuego de tanta chispa que se van a sacar Rita Cortese, Carola Reina, Ana María Picchio y la genial Karina K (¡por fin un papel para ella en la tele!), espléndidas en esta faceta de hacer reír. Y, en cuanto a los que siempre aparecen para decir que “Esperanza Mía” es una burla a los cánones religiosos, prefiero hacer oídos sordos. Que la historia es remanida, puede ser, pero está en el elenco vendérnosla como una novedad. Y yo compré, como siempre compro los amores prohibidos, ya sea en forma de drama (¡si habré llorado con “El Pájaro Canta hasta Morir” o “Camila”) o de comedia. Aquel al que no le guste, que cambie de canal, o, directamente,  a llorar a la iglesia…

16 de abril de 2015

3 comentarios en esta nota

  1. morena | 17 abril, 2015 | 19:40

    marcelita no es necesario faltarle el respeto a la gente p divertir a la flia. lo podés entender?

  2. Eduardo | 18 abril, 2015 | 0:29

    Sra. Tarrio, no sé qué ve usted. Yo vi un par de capítulos y me encontré con una historieta escrita por niños, y actuaciones de piedra.

  3. Barbaro,yoestoy escribiendo un piloto donde la protagonista,presidenta de un pais,se enamora del papa y trata de convencerlo para que renuncie y sea su vice en una formula presidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *