No puedo enamorarme

Quienes se han enamorado alguna vez saben que se trata de una de las mejores experiencias de la vida. Aun así, para mucha gente puede ser sinónimo de sufrimiento. Analizaremos aquí los motivos. Por Bernardo Stamateas.

Por

¿Quién no ha atravesado una desilusión amorosa? Independientemente del sexo o la edad, a todos alguien nos ha roto el corazón. Hay casos en los que, incluso, podemos hablar de “enamoramiento tóxico”.

Algunas personas se enamoran profundamente de otra pero no se atreven a decirlo, lo cual les produce mucho dolor. Por lo general, poseen inhibiciones que les impiden expresar sus sentimientos. Otros tienen sentimientos maravillosos por una persona pero, en lugar de sentirse cómodos con lo que sienten, surge en ellos ansiedad y pánico. No pueden permitirse estar enamorados, razón por la cual se llenan de pensamientos negativos que los conducen a la inhibición. Estas son las principales causas de inhibición en el amor:

Temor a ser rechazado
Para la mayoría de la gente ésta suele ser la barrera más importante. Muchos piensan que, si declaran su amor a una persona y esta les dice que no, quiere decir que los está rechazando. En consecuencia, se callan su amor, reprimen lo que sienten y prefieren no arriesgarse para no perder. Lo cierto es que su sufrimiento termina siendo muy grande, al punto de vivir atormentados.

Creencia de que ser novios es igual a formalizar
Las personas que tienen una gran dosis de ansiedad creen que si están enamoradas de alguien, sí o sí tendrán que formar pareja o casarse, es decir formalizar la relación. Poseen una expectativa tan alta y poco real que los lleva a inhibirse y tener miedo de equivocarse. Ahora, si comienzan una relación con esa persona y por algún motivo se termina, quedan muy lastimados emocionalmente, lo cual los condiciona para el futuro.

Profundo sentimiento de inferioridad
Todo aquel que se siente menos que los demás porque piensa que no tiene nada para ofrecer, no solo se comparará con otros, sino que además tendrá una gran inhibición a la hora de relacionarse afectivamente con una persona. Este sentimiento de inferioridad es también alimentado por la idealización del otro, por creer que es alguien que en realidad no es, lo cual puede generar muchos conflictos.

Timidez extrema
La persona tímida tiene una preocupación extrema por la forma en que los demás la valoran. Y toda vez que se relaciona con alguien, aparecen sentimientos negativos sobre sí misma. La timidez se trata de un “miedo social”, de un temor persistente a quedar expuesto ante la gente en situaciones que provoquen su mirada acusadora. La vergüenza puede paralizarnos de tal manera que nos impida disfrutar de una relación amorosa. Muchos ni siquiera pueden hablar de sus sentimientos más básicos porque la timidez anula sus palabras.

Si te has identificado con alguno de estos casos, tal vez una ayuda profesional te aconseje para superar cualquier barrera que no te permita disfrutar del sublime regalo que todos los seres humanos hemos recibido: el amor.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

19 de agosto de 2016

Un comentario en esta nota

  1. nuestras reacciones responden a nuestra experiencia que estan ligadas a nuestra edad, para afrontar estar enamorado y salir bien del proceso debemos ser inteligentes, preguntarle a gente mayor es lo mejor para no equivocarse y recuerden antes de tirarnos a la pileta debemos aprender a nadar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *