Artículos de Bernardo Stamateas

¿Rama o caña?

Mientras que la primera se dobla, la segunda no lo soporta y se quiebra. Así son las personas: algunas se adaptan al cambio, y otras, se encierran en su zona de confort. ¿Vos cómo sos? Por Bernardo Stamateas.

Cuando nuestra debilidad es una fortaleza

Al reconocer tu debilidad te parás en la seguridad y te abrís para ayudar a otros y, también, para recibir una mano. Por Bernardo Stamateas.

Liberándonos de los defectos de los demás y de los propios

Uno de los vicios más destructivos e inmaduros es fijarse en los errores de los demás. ¿Por qué no debemos hacerlo? Por Bernardo Stamateas.

Ser un formador de gente

Se trata de aquellas personas que ayudan a otros a expandirse, brindándoles herramientas útiles para alcanzar todo lo que se propongan lograr. Cómo potenciar a quienes nos rodean. Por Bernardo Stamateas.

Ser rechazado

¿Qué hacer frente al rechazo? Trabajar en nosotros para sanar esa herida. ¿Cuál es la diferencia entre rechazo y abandono? Por Bernardo Stamateas.

No puedo enamorarme

Quienes se han enamorado alguna vez saben que se trata de una de las mejores experiencias de la vida. Aun así, para mucha gente puede ser sinónimo de sufrimiento. Analizaremos aquí los motivos. Por Bernardo Stamateas.

Dos amores

Para que una pareja funcione, deben coexistir dos tipos de amores. Ni uno, ni el otro: ambos. Conocelos. Por Bernardo Stamateas.

Discusiones inteligentes

Aunque a veces parezca difícil, es posible aprender a discutir positivamente. Les dejo algunos consejos para evitar herir al otro. Por Bernardo Stamateas.

Saliendo de la zona de confort

Para llevar una vida exitosa, es necesario crecer en cantidad y calidad. Debemos salir de la mediocridad para alcanzar la excelencia. Por Bernardo Stamateas.

Me siento presionado, ¿qué hago?

Siempre que enfrentamos algo hacia adelante, revisamos cómo nos fue antes y reaccionamos de acuerdo a ello. Por eso la clave está en analizar nuestro pasado para cambiar nuestra postura ante el presente. Por Bernardo Stamateas.