editorial

SEMANARIO dice gracias y adiós

Nuestra querida revista acaba de llegar a los kioscos por última vez. Por eso no puedo más que agradecer a aquellos que, en estos 37 años, nos acompañaron. Por Marcela Tarrio.

Tan fallada como sublime

La nueva obra de Muscari atrapa, no sólo como comedia sino por el desopilante papel que interpreta Patricia Palmer, una terapeuta enfundada en un mono de animal print. Recomendable. Por Marcela Tarrio.

La plata que vale oro

Lo que vimos de Del Potro en Río no fue tenis, fue otra cosa. Garra, corazón, empuje… como quieran llamarlo. Y dio sus frutos: una presea plateada que reluce oro. Por Marcela Tarrio.

¡Qué suerte que son en Brasil!

Acá me tienen, transformada en Gonzalo Bonadeo y ocupando mi tiempo y mi mente sólo en los Juegos Olímpicos de Río. Y feliz porque, esta vez, no me toca madrugar para ver las pruebas. Por Marcela Tarrio.

Amor, me fui a cazar Pokemones

Les cuento que hice el esfuerzo, y entendí cómo funciona el Pokemon Go. Me entusiasma que los chicos recuperen la calle, ¡pero son los grandes los más enganchados! ¿Cómo funcionará acá cuando se habilite? Por Marcela Tarrio.

Un clásico que te hace volar

“Peter Pan, Todos Podemos Volar” derrocha en excelencia. Todo deslumbra, a adultos y niños. Vas a viajar muy lejos, a entrar en un sueño. Y te apuesto que no te vas a querer despertar. Por Marcela Tarrio.

Quién te ha visto y quién te ve

En su segunda edición consecutiva en América, Gran Hermano sigue el camino descendente hacia el bodrio consumado. Aburrido y arreglado, ya no es lo que era. ¡El que extrañe el formato original que levante la mano! Por Marcela Tarrio.

Las susanistas estamos felices

El pasado “domingo de súper acción”, en mi televisor ganó la vuelta de Susana. Por ella, por los garotos de “Moisés” que enamoran, por su despiste eterno… ¡No te vayas nunca Su! Por Marcela Tarrio.

Tu país no te merece, pero volvé

Tristeza, sí, pero sobre todo, rabia e impotencia, pero contra mis compatriotas. Perdonalos, Lio, no saben lo que hacen, perdonalos y volvé. Por Marcela Tarrio.

Breaking mal, todo mal

Y sí, señoras y señores, en la Argentina una vez más la realidad superó a la ficción. Bolsos con millones de dólares, palas, un intento de hacer un pozo en un convento y una ametralladora no son un guión de Tarantino sino nuestro triste presente. Por Marcela Tarrio.