lunes 24 de enero de 2022
ACTUALIDAD | 03-12-2021 12:41

¿Dónde está la princesa Charlene?

La mujer del príncipe Alberto II, se recupera en el Paracelsus Recovery de Zúrich, un exclusivo centro de rehabilitación, pero eso lo descubrió la prensa porque el principado no dijo dónde estaba. Solo comunicó que después de las intervenciones que atravesó, "está en un estado de profunda depresión general y fatiga y necesita recuperarse".

Apenas unos días después del esperado regreso de la Princesa Charlene de 43 años a Mónaco, tras seis meses en Sudáfrica, donde fue operada tres veces por una infección, el hermetismo en torno a su estado de salud era total.

Tan solo unas fotografías de su llegada al Principado con el Príncipe Alberto y sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, daban fe de que la exnadadora estaba de vuelta. El 16 de noviembre se emitió un comunicado oficial enviado por el Palacio de Grimaldi en el que informaba que la Princesa debía continuar su recuperación, por lo que no podría asistir a las celebraciones del Día Nacional de Mónaco celebrado el pasado 19 de noviembre: "La Princesa sufre fatiga general profunda y necesita un período de calma y descanso".

Te extrañamos, mamá, dice el cartel con el que los mellizos salieron al balcón con su padre y sus tías Carolina y Estefanía de Mónaco
El Príncipe Alberto con sus hermanas, Carolina de Mónaco y Estefanía de Mónaco.

La declaración, emitida en nombre de Alberto y Charlene continúa diciendo: "Después de haber luchado contra la enfermedad durante los últimos meses, la Princesa se encuentra actualmente convaleciente y continuará haciéndolo durante las próximas semanas, para recuperarse de un estado de profunda depresión general y fatiga.

Debido a esta situación, la pareja principesca lamenta anunciar que la Princesa Charlene no podrá asistir a las celebraciones de la Fiesta Nacional de este año junto con su familia y el pueblo de Mónaco. Tan pronto como su salud se lo permita espera volver a cumplir con sus deberes principescos y pasar tiempo con los monegascos. Para proteger la comodidad y la privacidad esenciales para su recuperación, la ubicación de la Princesa seguirá siendo estrictamente confidencial".

Desde entonces, la prensa internacional han trabajado noche y día para descubrir dónde se esconde la Princesa y cuál es su verdadero estado de salud, y fue el diario alemán Bild el que consiguió la respuesta. Tal y como aseguran, la mujer de Alberto II se recupera en una clínica privada de los Alpes Suizos. Horas más tarde, la prensa francesa especificaba que Charlene se encuentra en el lujoso centro Paracelsus Recovery (en Zúrich, con vistas a las montañas suizas), "la clínica de adicciones y salud mental más personalizada y discreta del mundo", con 15 profesionales, entre terapeutas y otros especialistas y que ofrece tratamientos para adicciones, depresiones, cuadros de ansiedad, trastornos alimenticios y mentales.

Conocido por ser uno de los centros de desintoxicación más renombrados y exclusivos del mundo, son muchos los famosos y empresarios millonarios que se han escondido allí para tratar sus problemas. Y es que este alojamiento cinco estrellas no es apto para todos los bolsillos, pues sus precios por un mes de asistencia oscilan entre 306.000 y 47.865 euros, dependiendo del tratamiento que se requiera.

Las habitaciones son áticos de 250 metros cuadrados, lujosamente amueblados y con toda la infraestructura médica y clínica necesaria, cada uno con un psicoterapeuta las 24 horas del día.

Esta situación llevó a Alberto a desmentir los rumores de una crisis de pareja durante una entrevista publicada el jueves pasado en la revista francesa Paris Match. En ella, el príncipe asegura que Charlene "no padece ninguna enfermedad grave o incurable. Tampoco se trata de un problema de pareja. Nuestra relación no está en peligro en absoluto, quiero dejar esto claro. Su ausencia tiene que ver únicamente con las consecuencias sufridas a raíz de todas las cirugías que ha enfrentado los últimos meses”.

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en