lunes 28 de noviembre de 2022
ACTUALIDAD | 17-03-2022 08:40

El último adiós a Gerardo Rozín

El querido productor y conductor falleció en la noche del viernes 11 de marzo tras luchar durante un año contra un tumor cerebral. El domingo trasladaron sus restos al Cementerio Israelita de Rosario y lo despidieron familiares y amigos. La historia de amor con Eugenia Quibel, su última novia y los mensajes de sus colegas y famosos.

El viernes 11 de marzo Argentina se paralizó por la pronta muerte de, tal vez, uno de los mejores productores de la televisión: Gerardo Rozín. El también conductor falleció esa noche, a los 51 años, luego de luchar durante un año contra un tumor cerebral. Su estado había empeorado en los últimos meses y, días atrás, Telefe había anunciado que su estado era “delicado”. La noticia de su muerte causó impacto en las redes sociales, donde el nombre del productor se convirtió en tendencia, no solo por los mensajes de los usuarios, sino también por los emotivos posteos de colegas, famosos, periodistas y políticos, entre ellos Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta.

Entre las publicaciones más desgarradoras dedicadas a Gerardo estuvo la de Eugenia Quibel, su última pareja. “¿Qué es ser valiente? Enterarse una mañana de una noticia horrible y darle pelea hasta el final. Aferrarse a la vida y aceptar que un día se termina. Transitar el proceso sostenido por afectos, familia y rodeado de amigos. Recibir amor y dejarse abrazar. Llorar, putear, luchar y pensar las mil y una alternativas. Eso sos...” empezó escribiendo en su cuenta de Instagram.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Gerardo y Eugenia comenzaron a salir en 2015, pero se conocían de antes por haber compartido trabajos en radio y televisión. Los amigos de la pareja destacaron el profundo amor que se tenían.

Y continuó: “Me guardo para siempre tus ideas brillantes con salidas ocurrentes, las sugerencias generosas para quien buscara tu opinión, tu humor distinto, tus ironías, tu orgullo rosarino y un poco uruguayo también, las playlists de Frisell y Pizzarelli, el dolor auténtico, la alegría sin una mancha. Y cada uno de nuestros momentos, los descubrimientos gastronómicos (los buenos y los fiascos), los viajes, hacer equipo en la radio, en la tele y en la vida, y una lista de motivos íntimos que me hicieron enamorarme de vos”.

Quibel cerró: “¡Brindo por vos, Canalla”, en referencia al apodo de los hinchas de Rosario Central, club del que él era fanático.

La historia de amor:

Pese a que comenzaron su noviazgo en 2015, Rozín y Quibel se conocieron tiempo antes de enamorarse. Ambos compartieron espacio en Radio Pop, en el ciclo Gracias por venir, Gracias por estar (Telefe) y por último en Morfi (Telefe), donde ella era la locotura. Una vez juntos, decidieron ensamblar sus familias: él era padre de Pedro (21), -de su primer matrimonio con Mariana Basualdo- y de Elena (11), de su matrimonio con Carmela Bárbaro, su segunda esposa. Ella, por su parte, es mamá de Emilia, fruto de su relación con una pareja anterior.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Con su hija Elena de  años.

Pese a que ninguno de los dos solía referirse a la intimidad de la pareja, quienes los conocen resaltan el amor que se tenían, lo “enamorado que estaba Gerardo, e indican que el hecho de no hacer públicas determinadas fotos tenía que ver con la poca actividad sobre su vida privada en las redes sociales. No tuvieron hijos juntos. “Nunca fue un plan”, dicen los amigos de la pareja, que tampoco convivía, aunque “siempre dormían juntos, en la casa de uno o del otro”. También han compartido vacaciones, solos y con sus hijos. “En esas oportunidades tuvieron experiencias de ensamble”, cuentan sobre el hermoso vínculo que formaron con los chicos.

Este año el conductor había decidido dar un paso al costado en sus compromisos laborales y atender algunas cuestiones personales. En 2021 ya se había ausentado un tiempo para realizarse una serie de estudios médicos, pero por ese entonces no dio mayores precisiones. Nunca consideró que debía ser de dominio público lo que estaba atravesando, ya que lo hacía acompañado por sus seres queridos, quienes estuvieron a su lado.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Junto a Carina Zampini, quien condujo Morfi junto a él en 2016. La conductora no publicó ningún mensaje respecto al fallecimiento de Gerardo, lo que llamó la atención.

Sus exmujeres:

Rozín siempre mantuvo perfil bajo respecto a su vida privada. Su primer matrimonio fue con Mariana Basualdo, con quien tuvo a Pedro, su primer hijo. Finalmente, en 2005 se separaron y años después el conductor decidió volver a apostar al amor: conoció a la periodista Carmela Bárbaro, con quien se casó en 2008. El matrimonio duró seis años y fruto de esa relación nació su hija Elena.

Después de su muerte, la periodista publicó un sentido posteo en su cuenta de Instagram en donde recordó algunos momentos vividos con el conductor. “¿Cómo se elige una foto? ¿Una sola? ¿Cuántas fotos pueden mostrar lo que viviste con una persona?”, se preguntó al comienzo de su publicación. Para acompañar sus palabras, eligió una postal de uno de los momentos más importantes que vivieron juntos: el cumpleaños de su hija, en el que se los ve rodeados de familiares.

Para finalizar, la expareja de Gerardo reflexionó sobre su familia y el apoyo que recibió de allegados, famosos y admiradores tras la muerte del periodista. “Me quedo con una familia hermosa, con saludos muy amorosos y el reconocimiento público de tu trabajo que va a llenar de orgullo a tus hijos. Gracias a los colegas por el respeto y el cariño. Hoy no, pero vamos a estar bien”.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Junto a Jésica Cirio.

Dolor insuperable:

Quienes también se despidieron con desgarradores mensajes fueron Jésica Cirio y Julieta Prandi, quienes compartieron Morfi y Gracias por venir, gracias por estar, respectivamente. La esposa de Martín Insaurralde aseguró tener el “corazón roto” por la partida de Gerardo, al tiempo que destacó en un extenso texto: “Me consuela saber que te fuiste en paz y que no me quedan más que palabras de agradecimiento hacia vos por todas esas charlas y consejos que voy a guardar para siempre en mi memoria“.

Prandi, por su parte, no pudo contener las lágrimas y se quebró en vivo en Es por ahí (América), y en el velatorio. “¡Ay, Gerardo! Te adoro. Va a costar mucho”, dijo llorando. “Lo dije incansablemente este fin de semana: fue mi maestro. Con él aprendí todo y aprendí a amar la profesión, a entenderla y a respetarla. Ese programa (Gracias por venir, gracias por estar) fue de lo más lindo que hicimos.

Eran dos horas y media en vivo y pasaron todos los artistas, todos querían formar parte. Era un privilegio sentarse ahí. Estuvieron desde Enrique Pinti y Antonio Gasalla juntos, venía Abel Pintos y aparecía la orquesta de su colegio”, relató. “En diciembre, cuando me convocó para hacer este programa, me mandó un mensaje y me decía ‘ahora volvemos a trabajar juntos, ahora nos vamos a dar la revancha’. Él quería volver”, manifestó. “Y acá estamos, Gerardo. Honrándote, celebrándote para que sientas orgullo de todo esto que hiciste vos. Te quiero infinitamente para siempre”, concluyó la conductora sumamente conmovida.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Con Julieta Prandi, con quien también compartió conducción.

La palabra de su hija:

Un día después de confirmarse la noticia de la muerte del productor, el exdirigente político Julio Bárbaro, exsuegro de Rozín, contó la triste situación de Elena, la hija que el conductor tuvo con Carmela. “Esencialmente lo sufrimos en Elena, que tiene 11 años y que la semana pasada nos dijo: ‘soy muy chiquita para estar viviendo esto”, dijo el exdiputado.

Al mismo tiempo contó que un día antes de su muerte, la nena fue a despedirlo junto a su madre, pero ya no estaba consciente. “Ahí asumió cuál era la gravedad”, indicó Bárbaro.

“No hace tanto Gerardo la llevó a Disney, a Estados Unidos. Él sabía lo que iba a atravesar”, agregó el exdiputado. Además reveló que el periodista le había pedido a los médicos si podía armar una cena de despedida entre sus afectos más cercanos, pero no se lo permitieron: “En un momento los médicos dijeron que eso era imposible, que ya la situación no permitía el diálogo”.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
Rozín se definía como “canalla” de nacimiento. Al conductor le regalaron la medalla de campeón de la Copa Argentina.

El último adiós:

Con profundo dolor, familiares y amigos de Gerardo Rozín se acercaron hasta la cochería Caramuto, ubicada en la avenida Independencia del barrio porteño de Almagro, para darle el último adiós. Una vez finalizado el velorio trasladaron sus restos a Rosario, su ciudad natal. Ahora ya descansa en el Cementerio Israelita de la localidad santafesina, donde también fue inhumada su madre.

En la casa velatoria estuvieron Mariana Basualdo y Eugenia Quibel, mientras que Carmela Bárbaro no fue por pedido de su hija. Entre los colegas y figuras del espectáculo que asistieron al velorio en CABA puede mencionarse a Beto Casella, Nicolás Repetto, Julieta Prandi, Zaira Nara, Daniel Hadad, Pablo Codevila, Luciano Pereyra, Guillermo Andino y Carolina Prat, Sebastián Wainraich y Dalia Gutmann, Nancy Pazos, Jairo, Jesica Cirio y Martín Insaurralde y Carlos Rottemberg, entre muchos otros. Y todos se mostraron profundamente conmovidos por la pérdida del productor.

Rozín luchó durante un año contra un tumor cerebral
La despedida: Familiares y amigos se acercaron a la casa velatoria del barrio de Almagro para despedir al conductor. Una vez terminado el funeral, trasladaron los restos a Rosario, su ciudad natal.

Sobre el ataud, como pudieron registrar los fotógrafos, estaba extendida la bandera de Rosario Central, el club de fútbol amado por Rozín, quien se definía como “canalla” de nacimiento, un pedido que le había hecho a su hijo Pedro. La institución deportiva lo homenajeó en el último partido que disputaron con una bandera con la leyenda “¡Hasta siempre, Rozín!”

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario