miércoles 28 de septiembre de 2022
ACTUALIDAD | 11-03-2022 08:51

Facundo Arana: "Trato de disfrutar todo aunque parezca un loco"

El actor y músico lanzó La pluma de Caly, su primer libro de cuentos. Con el espíritu aventurero que lo caracteriza habla sobre esta nueva faceta, el recuerdo de cuando padeció cáncer y la importancia de ser feliz.

Para Facundo Arana de 49 años quedarse quieto no es una opción. Su esencia lo lleva a buscar desafíos constantemente, que pongan a prueba tanto su físico como su mente. En esta ocasión, el actor estrenó una nueva faceta con el lanzamiento de La Pluma de Caly, su primer libro de cuentos (Grijalbo).

Su flamante obra es un conjunto de historias de ficción surcados por elementos autobiográficos y de vidas reales (de amigos y gente a la que se cruzó a lo largo de su vida) así como por reflexiones sobre la enfermedad, la resiliencia, la muerte y la fe. "Es corto mi libro… No le voy a buscar vueltas. Corto es, porque corto lo soñé. Corto, porque no me gusta leer largo. No me pude abstraer jamás. Me disperso con la lectura. La dislexia… Y realmente lo siento mucho, porque nada me produce más placer que escribir cuando aparece eso que debe ser dicho. Siento que acá va lo mejor de mí. Con mi más grande humildad", dice orgulloso.

Bajo esa lógica de mantenerse siempre en movimiento, el también músico reflexiona: "Soy un tipo de 50 años (cumple el 31 de marzo) que nunca se quedó quieto, me gusta mucho hacer las cosas que hago. Soy muy curioso y empecé a tomar cada uno de los rumbos. Lo que hice fue nunca hacer algo que no me gusta".

Facundo hizo cumbre en el Monte Everest, la montaña más alta del mundo, en el año 2016. Ese fue un gran desafío para su vida, pero no el más difícil. Su momento más complicado fue cuando padeció leucemia, es decir, cáncer en la sangre, siendo apenas un adolescente. "Yo me recuperé de un linfoma a los 17 años en Fundaleu y en el Centro de Hematología Pavlovsky. Ya estudiaba teatro. Pero, después, me hice actor y me hice muy conocido, mucho más de lo que hubiera soñado", había contado en una entrevista.

Arana asegura que ese momento le sirvió para darle mayor valor a la vida. "Todos tenemos un antes y un después a lo largo de la vida. Hoy vemos el antes y el después de muchísima gente del mundo en la televisión", analiza. Acto seguido, se refiere a la enfermedad que sufrió: "Un cáncer es una de las aventuras que viví en mi vida. Tuve un montón, ese es un acento fuerte. El cáncer fue un punto final a un montón de cosas que venían pasando en aquel tiempo y que fueron modificándose. Tengo tanta suerte de estar con buena salud hoy y pudiendo tener la necesidad de elegir. Pareciera que es un privilegio inmenso ser feliz. Me di cuenta de que no es tan fácil".

El actor, que además en el 2020 iba a poner un bar en Nordelta pero fue estafado ("sí, puse plata, pero era una empresa fantasma", confesó), sentencia: "Trato de disfrutar de todo aunque parezca un loco. Me gusta la soledad, pero me encanta estar con mi gente", concluye Arana, actor, aventurero, ahora escritor pero, fundamentalmente, esposo de María Susini de 45 años y padre de los mellizos Yaco y Moro (12) y de India (13).

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario