lunes 17 de mayo de 2021
ACTUALIDAD | 09-04-2021 08:42

Giselle Rímolo podrá salir de la cárcel 48 horas cada mes

La falsa médica cumple una condena de 9 años de prisión por homicidio culposo y ejercicio ilegal de la medicina, pero obtuvo el beneficio por su buena conducta y por haber cumplido más de la mitad de la pena. Las salidas transitorias serán con tobillera eléctrica y vivirá en la casa del Tigre de su ex y abogado, Juan Gainedú.

Famosa allá a finales de los 90 como Giselle, la falsa médica Mónica Cristina María Rímolo podrá volver a ver la calle ya que la Justicia la autorizó a tener acotadas salidas transitorias del penal de Ezeiza: serán 48 horas por mes con tobillera electrónica.

Recordemos que Rímolo cumple una condena de 9 años de cárcel por homicidio culposo y ejercicio ilegal de la medicina, entre otros delitos. Pero fue beneficiada por haber cumplido más de la mitad de su pena y por sus elevadas calificaciones en cuanto a conducta. Cuando salga dormirá en la casa de Tigre de su expareja y abogado Juan Gainedú.

Tal indica la resolución que firmó la jueza de ejecución penal María Jimena Monsalve, Rímolo podrá salir todos los meses cuando lo disponga el Servicio Penitenciario teniendo en cuenta las restricciones por el coronavirus. Tiene 48 horas para estar en libertad y cada vez que regrese a Ezeiza deberá aislarse durante 14 días.

Desde el año pasado, la expareja de Silvio Soldán -quien también tuvo que soportar la cárcel por esta causa- pasa sus días de encierro en la casa N° 5 del Instituto abierto de preegreso Juana Azurduy. Se trata de un grupo de viviendas, dentro del predio de la cárcel, donde se alojan las mujeres que tienen buena conducta y están cerca de recibir la libertad. Allí pueden estar con sus hijos, gozar de cierta libertad para moverse al aire libre y, además, el lugar es más cómodo para vivir. Con sus compañeras se reparten las tareas de limpieza y mantenimiento del hogar.

Rímolo se hizo famosa de la mano de su expareja a finales de los años 90. Y siempre se presentaba enumerando sus títulos de nutricionista y homeópata, luego se comprobó que no tenía ninguno. En el año 2001, una cámara oculta realizada por el programa "Telenoche" la dejó expuesta cuando se la vio dentro de su clínica, Cidene, recetando medicamentos que había contrabandeado. La denuncia formal en la Justicia fue presentada por la familia de una mujer llamada Lilian Díaz, que el 30 de junio de 2001 murió producto de la ingesta de una serie de medicamentos que Rímolo le recetó para, supuestamente, bajar de peso.

Cárcel y buena conducta:

En total Rímolo fue detenida tres veces. La primera vez que cayó en el penal de mujeres de Ezeiza fue en 2002, un año después de la denuncia. Para poder salir pagó una fianza de 300 mil pesos. Dos años después, nuevamente pidieron su detención en 2004, aunque duró pocos meses porque nuevamente pagó 100 mil pesos y recuperó la libertad. No fue hasta el 2012 que el Tribunal Oral Criminal N° 7 la encontró culpable de los delitos de homicidio culposo, ejercicio ilegal de la medicina, estafa en más de setenta ocasiones y tráfico de medicamentos peligrosos. La pena fue de 9 años aunque por las apelaciones de sus abogados siguió libre hasta que en 2017, la Corte Suprema de Justicia confirmó lo actuado y la Policía la arrestó en la casa de Don Torcuato que compartía con su pareja de ese entonces Juan Gainedú.

Esa casa, ubicada en la calle Las Casuarinas, fue la que indicó Rímolo como residencia para poder acceder al beneficio que se le otorgó días atrás. En el escrito firmado por la jueza Monsalve figura la aceptación del propio Gainedú de que será el garante de que la mujer vuelva a Ezeiza cuando se venza el plazo de 48 horas que le otorgó la Justicia.

Tal como cuenta Infobae, en el documento donde se otorgan las salidas transitorias la jueza se apoya en distintos informes del servicio penitenciario favorables a la detenida: “Ha venido cumpliendo de forma satisfactoria con los objetivos establecidos desde las distintas áreas (trabajo y educación). Finalmente, en relación a las salidas transitorias, se considera que ello impactaría positivamente en el estrechamiento de sus vínculos familiares en miras a una progresiva reincorporación a la vida extramuros”, dice uno de los informes.

También se resaltan los exámenes positivos en cuanto a conducta: “El Consejo Correccional calificó a Rímolo con conducta ejemplar diez (10) y concepto muy bueno siete (7), y consideró –mediante Acta nº 118/20– por unanimidad propiciar la concesión de las salidas transitorias”. También se tomó en cuenta que participó del taller de costura mientras el coronavirus lo permitió.

Si bien las condiciones para otorgarle el beneficio estaban dadas desde hace meses, la jueza dio cumplimiento a la ley de víctimas y avisó telefónicamente a cada uno de los 70 damnificados lo que sucedería.

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en