sábado 23 de octubre de 2021
ACTUALIDAD | 01-10-2021 09:20

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese

La pareja, quienes la semana pasada se casaron por civil en el Chaco, lo hicieron por iglesia el jueves 23 en Cañuelas y, finalmente, el sábado 25 tuvieron su gran fiesta en la estancia Villa María, también en Buenos Aires. Solo para amigos y familiares, el único famoso fue Jairo, que les cantó el Ave María.

Como el final de una hermosa película romántica... Así fue la boda más esperada del año, la del cantautor Abel Pintos de 37 años y Mora Calabrese de 31 años. A las 17 del sábado 25, los novios -ya casados por civil una semana antes en el Chaco- comenzaron a recibir a los invitados, solo familiares y amigos cercanos, sin famosos, en la estancia Villa María, en la localidad bonaerense de Máximo Paz, el mismo lugar que eligieron Luisana Lopilato y Michel Bublé para la celebración de su matrimonio en Buenos Aires.

Es un lugar bellísimo y también muy adecuado para poder realizar un evento así en un contexto como el que estamos aun viviendo en esta pandemia. Todo se puede hacer al aire libre y eso tuvo mucho que ver en nuestra elección”, explicó el cantante.

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese

“No podía esperar más”:

Una vez finalizada la ceremonia, los novios se acercaron hasta la prensa, y además de posar muy sonrientes y tomados de las manos, hablaron sobre este especial momento: “La propuesta de matrimonio fue romántica, porque cuando uno le propone matrimonio a la persona que ama, la situación es muy emocionante. Pero realmente fue todo muy sencillo. Nosotros tenemos una vida muy sencilla, hacemos todo de esa manera... Una mañana me desperté y me di cuenta de que no quería pasar un día más sin proponerle matrimonio”, recordó el cantante.

Y agregó: “Fui y compré una alianza, volví a casa y le propuse que nos casáramos. Fue en una especia de parque. Habíamos terminado de tomar unos mates y estábamos conversando. Fue un momento especial en medio de una situación muy cotidiana. Me arrodillé y le pedí matrimonio”, contó Abel, con esa paz que transmite al hablar. 

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese
La fiesta fue en la estancia Villa María, en la localidad bonaerense de Máximo Paz, la misma que eligieron Luisana Lopilato y Michel Bublé para la celebración de su boda en Bs. As.

Y entonces, Mora contó que “fue sorpresivo. No me lo esperaba”, y su flamante marido agregó que la canción que mejor retrata ese momento es El amor en mi vida.  “Es un tema que justamente escribí en esos días. Me di cuenta de que el amor me rodea de muchas maneras y que había venido a concretarse y a terminar de completar cada uno de mis días y para siempre a través de Mora y de la familia que estamos formando”, dijo el artista, quien con Mora es padre de Agustín, mientras que la empresaria chaqueña tiene a Guillermina, su hija adolescente de una pareja anterior. Y si de familia se trata, los dos revelaron, además, que sueñan con formar una familia numerosa.

Sueño dorado:

Javier Pita, el ambientador y wedding planner elegido por la pareja, dio algunos detalles de las distintas instancias del esperado momento: “El punto de partida fue inspirado en las bodas italianas. Encontrar un lugar mágico que nos aportara la frescura de una atmósfera ideal y que nos brinde todas las condiciones necesarias para poder realizar dicho evento cumpliendo con todas las normas de cuidado necesarias por el momento pandémico que estamos viviendo”.

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese

El look de los novios:

Mora lució un vestido largo fourreau al bies en seda natural color Ivory, de corte sirena y de inspiración años 30. El escote era americano, con espalda baja y falda con apliques de volados en organza de seda y plumas en cascada que daban forma a una gran cola. Llevó, además, una capa de organza de seda al tono de corte imperio y cola catedral. En su cabello, lució pines de perlas, cristales y plumas sobre un recogido desestructurado. Los zapatos eran al tono en cabritilla nacarada de corte retro, todo firmado por el diseñador Fabián Zitta.

Pintos, a su vez, vistió un esmoquin inspirado en los años 70, con líneas suaves y elegantes; de factura artesanal y hecho a medida; con hombros suaves y combinando tela italiana con un suave ratier lineal en seda natural. La solapa era en punta y negro pleno; y el moño, negro con volumen hecho a medida; con hombros suaves y combinando tela italiana con un suave ratier lineal en seda natural. La solapa era en punta y negro siguiendo con la inspiración del smoking, que acompaño con camisa con pechera en contra textura.

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese
“Es un grande. Lo amamos. Lloramos un montón”, revelaron los novios a la prensa al referirse a Jairo, que no dudó un segundo en aceptar cantar el Ave María en la boda. Fue el único artista famoso en la fiesta.

El diseño del smoking es de José Valosen .“Para cerrar el estilismo total se decidió llevar a cabo una pieza (bañada en oro), inspirada en un símbolo que representa la familia que están formando. Dicha pieza fue realizada por Fendra, de manera artesanal en color oro fino con una terminación en baño de oro puro pulido espejo”, contó Martín Ceballos, estilista y diseñador, responsable del styling total.

Por ahora, la luna de miel tendrá que esperar ya que se vienen los shows de Abel en el Movistar Arena. Ya habrá tiempo para viajar a celebrar ese amor que nació en Pampa del Infierno, Chaco, hace ocho años, cuando ella, como fan, fue a saludarlo al camarín después de un show en un festival.

La boda soñada de Abel Pintos y Mora Calabrese

Entre lo que Abel habló con la prensa, dijo también lo siguiente, resumiendo esta bella historia de amor: “Nos une todo lo que hemos vivido en nuestra historia que cuenta ocho años. Pasamos por distintas etapas y procesos de cada uno, con encuentros y desencuentros y, sobre todo, con una enorme claridad del deseo de compartir una vida juntos”. Que así sea.

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en