sábado 17 de abril de 2021
ACTUALIDAD | 15-03-2021 10:10

Tamara Paganini: "Agradezco que Gran Hermano me haya destruido la vida"

A 20 años de la primera edición del reality de Telefe, la exparticipante relata todo lo que sufrió a causa de ese programa, como por ejemplo no tener para comer, pero reflexiona de cara a sus nuevos proyectos.

Tamara Paganini fue una de las integrantes de la casa del primer Gran Hermano Argentina que más sufrió la fama que le otorgó la televisión. A 20 años de esa experiencia, la artista sigue apuntando contra Telefe y la productora Endemol, y en diálogo con Exitoína relató las peripecias que atravesó durante dos décadas, que incluyen pérdidas de dinero, ataques de pánico, juicios, no tener para comer y hasta la posibilidad de quitarse la vida.

En una entrevista a fondo con la periodista Sofía Granato, Paganini contó cómo tuvo que sufrir un nuevo encierro una vez que había dejado las instalaciones del reality show que conducía Soledad Silveyra en aquel 2001, y adelantó cómo será su regreso a los medios artísticos y de comunicación.

Tamara y Gastón Trezeguet fueron el boom del primer GH. A ella le costó manejar la fama.

¿Cómo viviste GH adentro y cómo sentiste el posterior reconocimiento masivo?

Adentro, por ciertos momentos me agarraba cierta claustrofobia. La casa era enorme, sí, pero el hecho de no poder salir te genera cosa. Si bien yo lloré bastante en la casa, porque te sensibiliza mucho el encierro también me divertí mucho. El tema es que no podías escribir ni leer, y eso al ser humano le afecta mucho. Con el tiempo me enteré que a los nuevos GH sí lo permitían.

¿Hoy tenés contacto con alguno de tus ex compañeros /as?

Con La Pato, la cordobesa, que hoy es una de mis grandes amigas, vivimos juntas en una época, después con la colorada (Verónica) también. En cierto momento ya no soportábamos más y se fue con lo puesto a vivir a España y no la volví a ver. Ah, sí la volvía ver cuando viajé a Europa. Y ahora es todo vía chat, pero es como mi hermana.

También me hablo con Alejandro, el que tenía el saxo, con Gustavo, el que abandonó que era el pizzero. Con Gastón sí seguimos teniendo contacto al salir de la casa, pero él estaba muy mal, la bardeada un montón y yo no podía detenerlo de alguna manera. Sentía que no podía ayudarlo y no podía seguir de la mano de él. De hecho, él la pasó muy mal hasta que se rescató y hoy labura y está bien. Ya después no seguimos teniendo mucho vínculo. Pero sí me acuerdo que una vez me vino a ver al teatro con Eleonora, pero con ella sí que no tuve más contacto.

En la actualidad, tras haber sufrido la fama que generó el ciclo, Tamara puede analizar mejor todo lo que vivió. "Haber entrado a Gran Hermano y las consecuencias que sufrí después de salir me hicieron pasar por tantos momentos que hicieron a la mujer que soy hoy que de alguna manera… Es raro, pero es lo peor que me pasó en la vida y fue lo que más me destruyó. . Terminé en cero y me reconstruí de cero. Y hoy estoy con ganas de volver. Ya entiendo al medio".

En este punto, la rubia expresó que su vuelta a los medios será paulatina: "Quiero volver despacito, quiero hacer las cosas bien. No quiero que se armen quilombos ni nada, ni ‘ay porque dije esto’. Quiero volver tranquila, dedicarme. Quiero actuar… Nunca dejé de actuar la verdad, pero… Eso es algo que también me trajo haber entrado a Gran Hermano sin querer. Que cuando ya no tuve guita, empecé a hacer presencia y en cierto momento me asusté porque me pasaban muchas cosas feas en los boliches… Y me ofrecieron una obra de teatro. Y yo dije ‘¿Qué? No, no se actuar. ¿Cómo voy a hacer?’ Y desde que me subí esa primera vez que me había llamado René Bertrand para reemplazar a Anabel Cherubito. Y era un re papel, era un papel protagónico. Y desde que me subí a aquel escenario con René, no me pude bajar nunca más. Fue en 2005, hice “Bombones y Champagne”.

Estaba Raúl Taibo, Beatriz Salomón, la Cherubito… Y yo estaba en el papel de la Cherubito. Y de repente, ¡estaba en el escenario trabajando con Raúl Taibo! No entendía nada. Lo bien que la pasé. A partir de ahí empecé a estudiar teatro. Eso fue gracias a la necesidad que me generó haber entrado en GH. Hoy es mi vocación. Creo que me salvó la vida. Mi primer psicólogo fueron las clases de teatro".

Para terminar, Tamara reflexionó: "De alguna manera, hoy puedo agradecerle a Gran Hermano que me haya destruido la vida. Agradezco que haya sido lo peor que me pasó, costó un montón. Y he tenido bajones, cuando quedé embarazada y nacieron mis hijos, y se murieron y qué sé yo… Esto no fue ahora… Y han salido notas hablando estupideces, inventando cosas y yo que seguía con este dolor de haber perdido a mis hijos".

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en