miércoles 5 de octubre de 2022
ACTUALIDAD | 04-12-2020 07:35

Uno por uno, a rendir cuentas...

La Justicia investiga y allana domicilios y consultorios mientras toma testimonio a otros testigos. Ya fueron por el cirujano y amigo de Maradona, Leopoldo Luque, y la psiquiatra Agustina Cosachov. Y hablaron la enfermera y Verónica Ojeda.

Al cierre de esta edición, la Policía Bonaerense realizaba en colaboración con la división Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad un allanamiento en el consultorio de Agustina Cosachov, la psiquiatra que asistió a Diego Maradona en sus últimas semanas de vida, en un tratamiento en conjunto con el médico neurocirujano Leopoldo Luque, allanado el domingo anterior bajo la sospecha de que la muerte del ídolo podría haberse tratado de un homicidio culposo por impericias o negligencia en su tratamiento.

Uno por uno, a rendir cuentas...
Postales imborrables del velatorio de Diego en la Casa Rosada

La psiquiatra y el médico-amigo:

El operativo se realizó en el barrio de Palermo y fue ordenado por el juez Orlando Díaz tras un pedido de la fiscal Laura Capra, encargada de investigar la muerte del mejor jugador de todos los tiempos, que instruye la causa junto al fiscal general John Broyad y los adjuntos Cosme Iribarren y Patricio Ferrari.

Cosachov fue una de las primeras personas que constataron que Maradona yacía sin vida en su habitación de la casa del barrio privado de San Andrés donde residía.

Su nombre figura además en un acta en la que se fijaron las condiciones en las cuales el astro futbolístico iba a cursar la recuperación tras la operación por un hematoma subdural.

Uno por uno, a rendir cuentas...
Dalma y Gianinna, juntas e inconsolables

Vadim Mischanchuk, letrado de la psiquiatra, aseguró que su defendida está muy tranquila por las decisiones médicas que adoptó durante el tratamiento al campeón del mundo. “La conducta de la doctora se ajustó a las normas de la buena práctica”, dijo ante las cámaras de televisión.

El lunes se habían conocido chats en donde Cosachov dialogaba con las hijas del DT fallecido y con el neurólogo Leopoldo Luque sobre el tratamiento al que sería sometido “El Diez”. Todos coincidían en la necesidad de buscar un médico clínico que supervisara el cuadro general del paciente.

Uno por uno, a rendir cuentas...
Claudia y Dalma 

También trascendió un audio en el que la psiquiatra manifestaba no estar cómoda con las decisiones que se estaban adoptando para cuidar la salud de Maradona. Así, Cosachov de 35 años, médica egresada de la Universidad de Buenos Aires (UBA), especializada en conductas adictivas, empleada del Gobierno porteño según sus registros, entra en la misma situación del médico Luque: investigada, bajo sospecha, pero no imputada formalmente, algo que ocurrirá cuando sea convocada a indagatoria.

Luque, por su parte, se presentó en la Fiscalía General de San Isidro ofreciendo ser indagado: fue rechazado por los fiscales, que todavía analizan la información secuestrada en su casa y consultorio, incluidas las cerca de cien páginas de la historia clínica de Diego.

Uno por uno, a rendir cuentas...

Esta semana, por otra parte, se espera otra prueba crucial que podría complicar o no a Cosachov: el resultado de las pericias toxicológicas a la sangre de Maradona, que revelarán la realidad de su régimen de medicación psiquiátrica.

Poco después, comenzaba otro allanamiento en su domicilio particular en Barrio Norte.

La enfermera:

Por otro lado, Dhiana Gisela Madrid, la enfermera que estaba en la casa de Diego Maradona en el momento de la muerte del ídolo, quedó bajo la lupa de la Justicia por su accionar. En el marco de su estrategia de defensa, el abogado Rodolfo Baqué reveló detalles hasta hoy desconocidos de los últimos días del astro en el domicilio del barrio privado de San Andrés.

Uno por uno, a rendir cuentas...
La casa en el barrio San Andrés donde murió Diego, hoy en el ojo de la Justicia porque no habría reunido las condiciones mínimas para atenderlo.

El letrado no sólo reiteró que Diego se había golpeado la cabeza y no había recibido atención médica, sino que informó que en un cuaderno de comunicaciones interno que completaban todos los enfermeros se consignó que el 19 de noviembre Maradona había presentado un cuadro de taquicardia. Un día después, sus pulsaciones cardíacas en reposo llegaron a 115, cuando cualquier persona en condiciones normales debería tener cerca de 80. Pese a estos datos que indicaban que algo no estaba bien, ninguno de los responsables de la salud del “Diez” adoptó medidas. Esas anotaciones se transformaron en un elemento clave de prueba en la causa judicial que se instruye en San Isidro.

El efecto colateral o secundario de la mediación psiquiátrica que le daban era acelerar el ritmo cardíaco. Cualquier persona con problemas de corazón debe tomar una pastilla todos los días de su vida para tener 80 pulsaciones por minuto en reposo. A Maradona nunca se le suministró esa medicación: ni en sus últimos días, ni antes, cuando estaba en condiciones normales”, describió.

Baqué apuntó contra el neurólogo Leopoldo Luque y contra la psiquiatra Agustina Cosachov, a quienes señaló como “los responsables” del “homicidio culposo” del ídolo. “La Justicia deberá determinar si hay dolo eventual”, describió, y dijo que “si el paciente o el entorno no permitían cumplir con los cuidados que ameritaba el cuadro, deberían haber renunciado o alertado de lo que sucedía ante la Justicia”. De confirmarse los dichos de Baqué, Maradona se encontraba en una situación de abandono médico.

Uno por uno, a rendir cuentas...
Mara Digiuni, abogada del neurocirujano Leopoldo Luque, con la prensa

Con crudeza, el abogado dijo que Maradona ni siquiera tenía un baño cerca de su habitación y se hubiera salvado en cualquier casa del mundo –ya sea en Villa Fiorito o en Dubai, ejemplificó– porque cualquier persona hubiera alertado a un médico o hubiera trasladado al futbolista a una clínica al ver las condiciones en las que se encontraba el paciente. También se preguntó por qué lo habían mudado desde su última residencia, en Brandsen, donde tenía un sentido de pertenencia y estaban todos sus artículos personales.

Yo hago estas preguntas: ¿era difícil tener una ambulancia en la puerta de la casa tratándose de Maradona?, ¿era difícil llevarlo a una clínica aunque sea en un auto cuando se cayó y se golpeó la cabeza? Es fuerte decir que lo dejaron morir; yo lo digo al revés: Maradona hoy estaría vivo si hubiera estado en cualquier otra casa”, reiteró.

Luego, contó que su defendida, la enfermera, no tenía autorización para ingresar a la habitación de Maradona. Por eso, cada vez que debía suministrarle medicación, se la entregaba a Maxi Pomargo, representante y acompañante del ídolo en la casa de San Andrés.

“Hay elementos que, por respeto al ídolo, me voy a guardar de emitir comentarios, pero ya se enterarán por otro lado. Yo no sé si era un paciente psiquiátrico, pero había momentos en los que estaba desconectado de la realidad, quizás por las drogas que tomaba. Cualquier persona que conozca a un adicto, sabe que quien quiera tomar cocaína o alcohol se termina alejando de su círculo íntimo y busca el conflicto”, describió.

La casa:

En el programa de ESPN donde Oscar Ruggeri -gran colega y amigo de Diego- oficia de panelista, contó algo que impactó, Cuando hablaba sobre el estado en el que se fue el Diez, sin muchos de sus amigos y afectos alrededor de él, dijo:

Él tomó el camino de aislarse de la gente que iba a estar ahí. Íbamos a poner la cara. De aislarse de una manera terrible, por eso pregunté el otro día que alguien me diga por qué estos animales, estos tipos únicos, se mueren solos. Ayer, hablando con Claudia, me decía: ‘Cabezón, si vos entrabas y veías dónde falleció Diego, te morís’. No se si está bien que lo diga, pero yo lo puedo a decir. Claudia sabe que lo digo de corazón, pero me  contó eso. No quise preguntarle más. Me dijo eso”, confesó sobre lo que le confió la exesposa de Diego.

Claudia y las chicas habían decidido alquilar esa casa en el barrio San Andrés, en Villanueva, Tigre, donde murió Diego Maradona y hoy se ve que no estaban dadas las condiciones sanitarias para su estadía.

El contrato de alquiler está firmado por Jana Maradona y la casa estaba alquilada hasta el 31 de enero de 2021 por una suma de 16 mil dólares.

Maradona dormía en un playroom con baño químico (que después se aclaró era un baño ortopédico) ya que él a veces ni quería salir de la habitación. La casa tenía tres dormitorios y el que tenía baño en suite estaba en la planta alta a la cual Diego no podía acceder por las escaleras. Por eso se había decidido instalarlo en el playroom y ponerle un inodoro ortopédico.

Ahora, la Fiscalía que está a cargo de la investigación de las circunstancias que rodean a la muerte de Diego Maradona tiene en la mira también a la casa en San Andrés.

Vale recordar que el mediodía de la muerte del Diez, en la propiedad se encontraban el psicólogo Carlos Díaz, la psiquiatra Cosachov, Maxi Pomargo (cuñado de Morla y secretario del astro), Jony Espósito (sobrino del exfutbolista), la cocinera y la enfermera.

Los detalles:

El contrato de alquiler fue firmado por Jana y su costo fue abonado por Matías Morla, abogado del exfutbolista. El campeón estaba alojado en la planta baja, en el espacio que funcionaba como playroom, para que no debiera subir y bajar las escaleras. Dicha habitación estaba equipada con una cama de dos plazas, una TV grande y un sillón masajeador. Tenía vista al lago. Además, le colocaron un inodoro ortopédico para que no tuviera que trasladarse de noche para ir al baño. En la planta principal hay un baño, pero para llegar hasta ahí hay que atravesar el living-comedor integrado. Allí también se halla la cocina.

La planta alta, por su parte, cuenta con cuatro habitaciones; una de ellas, la principal, en suite. Dicho espacio había sido acondicionado para Maradona, pero por la operación, para que no hiciera esfuerzos, optaron que se quedara en el playroom.

La casa también posee un fondo más pequeño que el que disfrutaba en su casa en Campos de Roca, en la localidad de Brandsen, que disponía de cancha de fútbol 5 de césped natural con medidas reglamentarias y una pileta de natación.

Y una galería, justamente el espacio, según le indicaron a Infobae, que más disfrutaba Diego en sus primeras horas en el lugar, hasta que su estado anímico fue decayendo. El vínculo con los propietarios fue firmado por solo tres meses, hasta enero de 2021, cuando esperaban que, ya recuperado, pudiera volver a la actividad en Gimnasia y Esgrima La Plata.

Uno por uno, a rendir cuentas...
Baudry, pareja y abogado de Verónica Ojeda, habló con la prensa tras la declaración de la madre de Dieguito Fernando en calidad de testigo.

La casa, según la solicitud elevada por la psiquiatra a la prepaga, debía contar también con “enfermeros preferentemente hombres con disponibilidad tiempo completo y especializados en problemática de consumo de sustancias, médico neurólogo y médico clínico. A su vez, contar con la disponibilidad para realizarse estudios médicos y una ambulancia por si se considera necesario el traslado”.

De toda la lista, solo fue proporcionada la atención 24 horas de enfermeros, que rotaron en turnos de ocho horas y contaban con una habitación a disposición para descansar entre control y control (de esa forma, además, le daban privacidad al paciente, un ítem que reclamaba Maradona, tal como quedó consignado en los chats que vieron la luz entre la familia y los profesionales.

Por último, tras la declaración de Verónica Ojeda, madre de Dieguito Maradona, su abogado y pareja, Mario Baudry, apuntó al último entorno del Diez. “La habitación donde estaba es muy simple, sin baño, chiquita. Se puso la cama y un baño químico. No tenía ni una chata para ir al baño. En la casa no había ningún elemento para atender a Diego en ninguna situación”, denunció Baudry.

Insistió: “Eso era un playroom, no tenía baño privado; si Diego tuvo que pasar sus últimos días así me parece lamentable, Diego no se merecía vivir así”.

Para Baudry, Maradona no hubiera perdido la vida “si hubiese estado en un centro asistencial”. Agregó: “Si hubiera habido un médico clínico esto no pasaba”.

 

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en