martes 4 de agosto de 2020
CURIOSIDADES | 16-07-2020 18:12

Así es la primera telenovela grabada íntegramente por zoom

Se estrenó en Internet Por siempre Marisol, protagonizada por Natalia Cocciuffo, Santiago Fraccarolli y Paula Acuña. Al mejor estilo tira mexicana de los 90.

En plena pandemia y cuarentena extendida, con nada de ficciones nacionales nuevas en la tele, bienvenida sea una tira online. Sí, el pasado sábado 11 de julio se estreno el primer capítulo de la telenovela online Por siempre Marisol, escrita y dirigida por Agustina Gatto, con la colaboración autoral de Natalia Quevedo y protagonizada por Natalia Cociuffo, Santiago Fraccarolli y Paula Acuña.

El proyecto fue ideado y llevado adelante íntegramente durante la cuarentena, del mismo modo que el desarrollo de la plataforma de streaming que lo contiene, www.veniu.com.ar, creada por parte de la comunidad técnica de los teatros más grandes de Buenos Aires como el Ópera, Metropolitan o Gran Rex.

Hubo una premiere mundial solidaria que comenzó con una red carpet con los personajes, que se impusieron estar ellos en el estreno en vez de los actores, quienes fueron entrevistados por el host Nacho Tahann desde México; seguido con la proyección del capítulo piloto y finalizó con un show musical de la protagonista, Marisol (Natalia Cociuffo), interpretando el tema principal de la tira.

Recordemos que Cociuffo es una de las mejores artistas argentinas en comedia musical, con títulos en su haber como Chicago, Piaf, junto a Elena Roger, y Los Monstruos (Premios ACE, Florencio Sánchez y HUGO de oro como mejor actriz protagónica).

Por siempre Marisol tiene 7 capítulos de ocho minutos cada uno, que serán publicados a razón de dos por semana hasta completar la temporada, en la que se suman como actores invitados Héctor Díaz, Virginia Kaufmann y Nacho Tahhan. El acceso será a la gorra y parte de la recaudación será donada a la Fundación Sí, para colaborar con bolsones de comida y productos de limpieza en estos tiempos de pandemia.

La telenovela está ambientada en una lujosa mansión de algún lugar de México, en la que se tratan con humor y en modo satírico los tópicos usuales del melodrama televisivo, fundamentalmente de los años 90. Los personajes hablan con acento mexicano, lo que remite de inmediato a culebrones como Marimar, título inspirador de Por siempre Marisol.

La historia transcurre en la actualidad, en tiempos del covid 19. Los personajes (la sexy y bondadosa mucama, el noble y tonto galán y la malvada dueña de casa) se han encerrado en distintos cuartos de la mansión y hablan por videollamada para mantener el aislamiento. Así, en vez de tener sexo tienen sexting, el galán se volvió hipocondríaco, la mala habla de “esta asquerosa pandemia” y puso termómetros de alta tecnología en la casa.

“Este proyecto nació en Microteatro de Buenos Aires. La obra, que tenía el mismo título, estuvo en cartel en febrero de este año con gran éxito de público. Todos los integrantes del equipo quedamos con muchas ganas de continuar con el proyecto. Nos parece ideal adaptarlo a esta actualidad para arrojar un poco de luz y humor sobre la difícil situación que atraviesa el planeta, y ofrecer un contrapunto al bombardeo mediático, tan arrollador como atemorizante”, dice Agustina Gatto, autora y directora.

La trama nos sumerge en intrigas donde no faltan la hermana melliza y resentida de la protagonista, un psicólogo argentino que ve a la malvada perdida por el alcohol y el juego como un caso clínico digno de un congreso de psicoanálisis, obsesiones sexuales de todo tipo, una amiga de "la mala" fanática del póker que siempre sube la apuesta, y una vuelta de tuerca que borra los límites entre buenos y malos ofreciendo una mirada más contemporánea sobre el género.

“Los gags con respecto a la pandemia no se apoyan en el humor negro sino que quieren ofrecer una mirada lúdica sobre un tema tan acuciante para todos. Creando esta serie liberamos tensiones y nos reímos mucho, y esperamos que a los espectadores les suceda lo mismo”.

Si bien está grabada íntegramente por Zoom, la puesta en escena procura no dejar estáticos a los personajes frente a la cámara. Se paran y van de un lado al otro del cuadro, caminan con la computadora generando una suerte de “cámara en mano”, entran y salen de cuadro para agarrar objetos como copas, joyas, botellas y, claro, barbijos, guantes y alcohol en gel, entre otros.

 

 

 

 

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario