miércoles 27 de enero de 2021
PERSONAJES | 31-12-2020 08:58

Julio Olarticoechea: "La muerte de Diego Maradona no me sorprendió"

Desde su casa de Saladillo, el exfutbolista argentino, campeón del mundo con la selección de Argentina en la Copa Mundial de México 1986, recuerda a su excompañero a un mes de su muerte.

El exfutbolista argentino, Julio Olarticoechea de 62 años, campeón del mundo con la selección de Argentina en la Copa Mundial de México 1986, dice que no le sorprendió la muerte de Diego Maradona -el pasado 25 de noviembre- ya que "vivió a un ritmo tremendo" y el físico "le pasó factura".

"No me sorprendió su muerte", cuenta al referir que vio a Maradona muy desmejorado el día que cumplió 60 años (30 de octubre), y la forma en que lo llevaron a la cancha de Gimnasia y Esgrima La Plata, club del cual Diego era DT. "El día del cumpleaños no era él. Estaba triste, con la mirada perdida. Los ojos representan una manera de expresarte sin hablar. Si tenés la mirada lúcida, estás bien, pero cuando tenés la mirada apagada, algo te pasa", sostuvo en la entrevista realizada en la localidad de Saladillo, su ciudad natal y donde vive en la actualidad, a casi 190 kilómetros de Buenos Aires.

El Vasco Olarticoechea
El monumento en su honor en el ingreso a Saladillo.

Julio dice que Maradona era "un compañero espectacular, un combo que lo hizo único, porque no es fácil conjugar la habilidad que tienen esos grandes jugadores, exquisitos, con la personalidad que él tenía".

Julio conoció al número "10" en 1977, cuando lo convocaron a la selección juvenil mientras se encontraba en el servicio militar obligatorio. "Cuando entro al hotel, él gritó: ¡'Mirá quién vino: Curly'!", contó en referencia al personaje de la serie cómica Los Tres Chiflados, porque entonces estaba "pelado y gordito". Dijo que a Diego le gustaba poner apodos, además de que tenía "una memoria era "un compañero espectacular, un combo que lo hizo único, porque no es fácil conjugar la habilidad que tienen esos grandes jugadores, exquisitos, con la personalidad que él tenía".

Julio fue compañero de Maradona durante los Mundiales de España 1982, en que la selección llegó a segunda ronda; México 1986, en que fue campeona del mundo, así como Italia 1990, en que consiguió el subcampeonato. El apodado "Vasco", de 62 años, remarcó sobre Maradona que "el físico no es el mismo a los 40, a los 50 y a los 60. Entonces el físico te pasa factura y a él le pasó factura".

El Vasco Olarticoechea
Sosteniendo una camiseta oficial de la selección argentina de fútbol durante la entrevista con la Agencia de Noticias Xinhua, en la ciudad de Saladillo, Argentina.

"Vivió a un ritmo tremendo que yo no podría aguantar. Lo comprobé después del Mundial 86: la fama nuestra, individual, era parecida a la de Diego. Llegó un momento a los 15 días que ya no quería salir de casa, porque ya no aguantaba más tanto abrazo y foto", contó el entrevistado. "Ahí pensé en Diego, qué difícil ser Diego, porque él desde los 17 años estaba haciendo esa vida de presión, en la cual la gente lo quería tocar, agarrar, saludar, y no podía tomar un café en ningún lado", agregó.

Olarticoechea, quien jugó en tres de los cinco equipos más populares del fútbol argentino (Racing Club, River Plate y Boca Juniors), además del Nantes de Francia, mencionó que Diego le dejó "el orgullo de haber compartido con él tantas vivencias, tantas historias".

El Vasco Olarticoechea
El Vasco, en la zapatería de su hermano Alberto, con una foto de él con Diego durante un River - Boca por el Torneo Nacional en 1981.

El también exfutbolista, padre de dos hijas y abuelo, dirigió al seleccionado argentino Sub-23, que fue eliminado en primera ronda de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, lo que le valió las críticas del propio Maradona. En aquel entonces renunció el director técnico del seleccionado argentino, Gerardo Martino, y como Julio era el único con contrato vigente en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), fue designado.

Hoy realiza clínicas de fútbol en el interior de la Argentina y en el exterior, aunque esta actividad se detuvo por la pandemia. "Hice algunas charlas por Zoom, que no es lo mismo, pero al menos para que la gente vaya conociendo cuál es mi idea de fútbol, del día a día del futbolista. A mí me gusta que sea presencial, el tema del campo de juego, la parte táctica", expresó. Y aclaró que no quiere ser entrenador de ningún equipo porque "yo no tengo pasión para dirigir, sino para enseñar fútbol".

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en