lunes 28 de septiembre de 2020
PERSONAJES | 03-08-2020 09:18

Natalia Oreiro se consolida como la reina criolla de Rusia

La cantante es, hace años, una estrella al nivel de Madonna en ese país y en muchos otros del este europeo. Y si le faltaba algo, ahora se estrena en Netflix el documental Nasha Natasha que refleja la pasión de sus fans por la artista uruguaya-argentina

Es difícil pensar en alguien más famoso en el mundo que el Papa Francisco, Diego Maradona o Lionel Messi. ¡Y los tres son argentinos! Pero debemos convencernos de que al menos en un país europeo, hay una persona más famosa que ellos tres: Y tiene sangre uruguaya pero con su corazón, su hogar y su carrera en la Argentina: la bellísima Natalia Oreiro de 43 años.

Natalia Oreiro se consolida como la reina criolla de Rusia

Y miren si será famosa que en días se estrena en Netflix un documental que la tiene como protagonista y se titula Nasha Natasha, que significa Nuestra Natalia en ruso. Y es el título de una película documental que sigue a la actriz y cantante a lo largo de una maratónica gira que realizó en 2014 por 16 ciudades de Rusia, atravesando el territorio en el legendario Expreso Transiberiano.

Aunque se proyectó el 27 de junio de 2016 en el marco del Festival Internacional de Moscú, la película nunca se exhibió en los cines. Ahora, Netflix anunció su estreno mundial para el próximo jueves 6 de agosto.

El documental mostrará a la artista en los escenarios, recorriendo ciudades y en el intercambio con el público y sus fans. Cuenta con la dirección de Martín Sastre, cineasta uruguayo realizador de otros contenidos sobre la vida de Oreiro, tales como Miss Tacuarembó (2010, considerada la Mejor Película de la sección Zonacine en el Festival de Cine de Málaga en 2011), Nuestra Natalia (2016), y que la tuvo como protagonista en El ángel (2013). La producción, en tanto, está a cargo del argentino Axel Kuschevatzky.

En la Argentina, conocemos a Natalia Oreiro desde que llegó de su Uruguay natal a los 16 años, participando primero en comerciales, luego en bolos en Alta Comedia y Aprender a volar, hasta que llegó su participación en la telenovelas Inconquistable corazón y Dulce Ana, en el viejo Canal 9.

Y sería en 1996 que lograría su primer protagónico con aquella tira titulada 90-60-90 Modelos. Pero a nivel internacional, alcanzó la fama al encabezar, a fines de 1998 y todo 1999, el elenco de Muñeca Brava, la telenovela argentina que la llevó sin escalas al reconocimiento de otros países, como Rusia, donde emitieron la ficción en por lo menos 14 oportunidades. Sí, al mejor estilo Casados con hijos.

La actriz residió en Rusia durante un tiempo, incluso aprendiendo el idioma y mucho acerca de la cultura. Su primera vez allí fue en el año 2001 y dos años después, brindó 30 conciertos, con alrededor de 12 mil espectadores en cada uno. Hoy se encuentra realizando los trámites para obtener la ciudadanía (que sumaría a las que la estrella nacida en Uruguay el 19 de mayo de 1977 ya tiene: la argentina y la española). “Para mí sería un honor”, dice Oreiro.

“Iupiiiii!! El 6 de agosto se estrena en Netflix en todo el mundo mundial la peli que rodamos con Martín Sastre en Rusia. Qué felicidad poder compartirlo con tod@s”, dijo Natalia desde su flamante cuenta de Instagram, donde publicó el poster del filme en español y en ruso.

En Muñeca Brava, Oreiro interpretaba a Milagros, la “Cholito”, una mucama huérfana que se enamora de un millonario, interpretado por Facundo Arana y fue emitida por Telefe y en más de 80 países de toda América y en Rusia, República Checa, Rumania, Polonia e Israel, entre otros. En estos países logró niveles de audiencia altísimos, por lo que se convirtió en “la reina de las telenovelas”, título que tiempo atrás supo llevar Andrea del Boca.

Souvenir muñequitos de Natalia Oreiro y su familia

La cortina musical era la canción Cambio dolor, interpretada por Natalia, e incluido en su primer disco debut y que fue su primer éxito musical internacional.

El 31 de diciembre, Natalia (que este año condujo en su país natal Uruguay Got Talent) dio un concierto al aire libre en Zakopane, Polonia, ante 120 mil personas, y millones lo vieron por tevé. Por supuesto, no faltaron las canciones de Gilda.

Casada desde 2001 con el músico Ricardo Mollo, líder de Divididos, con quien tiene a su único hijo, Atahualpa (8). ni ellos se salvan de la fama porque en cada viaje que la estrella hace a esos países, la esperan con los muñequitos de los tres como souvenir.

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en