lunes 28 de septiembre de 2020
PERSONAJES | 09-09-2020 09:16

Yanina Ávila: "No ví la película porque no tengo celu ni internet"

La coprotagonista de Crímenes de familia vive en Misiones, tiene 29 años, dos hijos e hizo otro filme en 2017. Apenas gana para el alquiler con su trabajo de limpieza.

Yanina Ávila nació en 25 de Mayo, Misiones, casualmente un 25 de mayo de 1991, y tiene dos hijos, Kevin y Santiago. Vive en su localidad natal, donde trabaja en el área de limpieza en la Municipalidad y así, con su vida de siempre, ya tiene dos películas en su haber.

La primera fue Una especie de familia, de Diego Lerman, con Bárbara Lennie, Daniel Aráoz y Claudio Tolcachir, y por la cual obtuvo el Premio Sur como revelación. La segunda, la que desde fines de agosto se puede ver en Netflix y Cine.Ar play, Crímenes de familia, con dirección de Pablo Schindel, protagonizada por Cecilia Roth, Miguel Ángel Solá, Sofía Castiglione y Benjamín Amado, y en la que Yanina protagoniza a la mucama y es eje central de la trama.

Fue casi como un juego, yo no quería actuar porque me daba vergüenza, pero una conocida del pueblo me dijo que probara, fui al casting y quedé. Había 30 personas en la audición", recuerda sobre el casting realizado en el centro integrador comunitario, CIC, de la localidad de 25 de Mayo, en 2016.

Yo justo estaba limpiando el CIC, trabajo en la Municipalidad hace nueve años, limpio baños, limpio todo, y ese día me animé a actuar y eso me cambió un poco la vida. No fui preparada ni nada. Me dijeron que actuara y eso hice".

Así quedó en el elenco de su primer filme Una especie de familia, estrenada en 2017, donde fue Marcela, una joven de origen rural que debe dar a su hijo en adopción ante la imposibilidad de criarlo. Yanina es madre de dos niños nños, Kevin (9) y Santiago (4) y está al cuidado de su madre Norma, de 60 años.

A los años de esa primera película se contactaron conmigo de la producción de Crímenes de familia. Fue una sorpresa porque yo no soy actriz. Soy una chica sencilla y humilde de pueblo y desde ese lugar actúo, no soy profesional.

Acá no hay muchas oportunidades y así y todo puedo representar a mi tierra y eso me llena de orgullo”, aseguró Yanina en la entrevista que le dio al diario El Territorio y que hizo a través del teléfono de una amiga. En donde vive, Yanina no tiene teléfono fijo ni celular, ni internet. Es más, ella aún no vio la película estrenada en Netflix con excelente repercusión el 19 de agosto y en la que también participa su hijo Santiago, en el rol de su propio hijo.

“Todavía no pude ver la película porque no tengo internet, una amiga me dijo que salí bien ¡y no lo puedo creer!, estoy muy contenta con todas estas oportunidades, es como un sueño y no caigo, pero no tengo celular, no tengo los medios para comprar uno. Me dicen que soy famosa pero nadie se acercó a mi casa”, comentó. Y agregó: “Soy una luchadora, lucho para pagar el alquiler de la pieza en la que vivimos mis hijos, mamá y yo".

Ávila viene de una familia de mujeres solas (su madre la crió sola a ella y a su hermana María), es la encargada del hogar y recorre las casas de las maestras para procurar las tareas de sus niños. "Yo nunca pude estudiar actuación, no se me pasó por la cabeza, amo mi pueblo pero no hay muchas oportunidades.

Fue cosa de Dios. Pero al actuar hay algo en mí que se despertó y me cambió para bien. Si quiero seguir este camino tengo que estudiar, tengo que capacitarme", concluye Yanina, agradecida, con todos los que la ayudaron a transitar este nuevo camino.

La polémica

Días atrás se generó una polémica porque en una nota en Revista Sedestada, Yanina dijo que no había cobrado un peso.

Relató textual: "Lamentablemente en la parte económica no estoy nada bien, actualmente trabajo en el área de limpieza del CIC, vivo solo con mi sueldo de la película no recibí un peso, en el contrato que firmé no figuraba ni una cantidad de dinero específico, solamente durante el proceso de grabación la producción se hizo cargo de mí y de mi hijo que también forma parte de la película, con sus pocos años entre los dos llegamos tan lejos..."

Tras la polémica, luego se aclaró que al momento de la nota aún no había cobrado y las dos partes (Yanina y la productora) confirmaron el pago y el recibo del mismo. Eso sí, extremadamente bajo para alguien que es coprotagonista y que sumó a su hijo al elenco. Además, como millones de usuarios dijeron en las redes, al menos le hubieran facilitado las armas tecnológicas necesarias para ver su película... ¡Un celular a lo sumo!.

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario