sábado 12 de junio de 2021
ACTUALIDAD | 20-05-2021 13:50

Los 50 de la reina Máxima

La biografía no autorizada publicada en Argentina revela facetas desconocidas de la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, quien acaba de cumplir 50 años el pasado 17 de mayo. Los autores repasan algunos de los puntos de su vida que a la economista devenida en monarca no le interesó nunca difundir.

Máxima. La construcción de una reina, de Paula Galloni y Rodoldo Vera Calderón, biografía no autorizada de la reina de Holanda editada por Plaza y Janés, revela el llamado “lado B” de Máxima, como tituló su reseña la revista Noticias.

Según su autora, “al que le gustan este tipo de noticias quiere siempre saber un poco más, nosotros teníamos idea de que había mucho más por averiguar pero por algún motivo que desconocemos, había cosas que ella prefería que se mantuvieran en secreto u ocultas”, dice Galloni. Aquí, algunas de ellas.

Los 50 de la reina Máxima
La foto familiar, con Guillermo y sus tres hijas, por el cumpleaños número 50 de Máxima.

Máxima Zorreguieta en Nueva York:

“Un dato llamativo, distinto al que conocíamos, es su vida en Nueva York. Era una historia que queda más cómoda para Máxima que lo que estaba cerca de la realidad. Ella llega a Nueva York, con algún que otro contacto que la hospeda, se hacen amigos, le van compartiendo el sillón de su casa, lo habitual para cualquier argentino de clase media alta que tiene ganas de irse del país. Máxima tenía contactos y eso se lo debe a su padre, que la educó para ser la ‘reina del lobby’”, señalan los autores.

Cómo se conocieron sus padres:

“En Pergamino supimos que se conocieron ahí, y el primer trabajo que le ofrecen es como niñera de sus hijas, durante un verano en Mar del Plata y después él la convoca como secretaria”, cuentan los autores. Hasta el momento era conocido lo del rol de secretaria de la madre, no que había cuidado de las tres hermanas mayores de Máxima, hijas de la escritora Marta López Gil. Ellas son María, Ángeles y Dolores.

Los 50 de la reina Máxima
El día de la coronación de él como rey de Holanda.

El costado ambicioso:

Es una historia de una mujer de clase media que quiso superarse en la vida, que tenía el objetivo muy claro, como muchas argentinas. Esto no es denostar ni da a entender que hizo algo malo, sino mostrar un perfil de la reina Máxima y el camino que recorrió. La ambición no es algo malo mientras en el camino no hagas nada malo. Su historia no es muy ‘real’”.

Su status social:

Se dijo que fue al colegio Northlands, y se la educó para eso, pero la verdad es que no, acá en Argentina no existe y es aberrante. Pero sí fue incentivada por sus padres. Acá vendió mucho en el 2000 o 2001 y la verdad es que en el fondo no fue educada ‘para ser reina’, sino para rodearse de ‘buena  gente’, de gente del entorno del padre, del nuevo entorno de la madre. Rodearte de gente que tiene buen nivel socioeconómico viene de los padres. Máxima no es de clase alta, se rodeaba de gente de clase alta”, subrayan los autores de la biografía no autorizada.

Los 50 de la reina Máxima
El día de la boda con Guillermo.

La muerte de su hermana:

Claro que la afectó (la muerte de Inés, su hermana), pero en ese momento me sorprendió su capacidad para contenerse de una tragedia semejante. Me sorprendió muchísimo como estaba vestida, con tacos altísimo, radiante el pelo, hablaba con gente y sonreía. No la quiero juzgar por lo que vi, pero ella sabe que la comunicación con la moda habla por sí sola”, dice Galloni. Y agrega: “Hay una actitud llamativa de Máxima y es que, a los días de morir Inés, ella aparece en el juzgado donde se lleva a cabo el proceso de investigación, y después de esa aparición automáticamente la información deja de correr en los medios. Eso habla de todo el manejo de censura, sobre su pasado y la vida de su familia”.

El bloqueo informativo de la casa real de Holanda:

“La casa real es muy protectora de la familia real. Se entiende que toda la información que circula es amigable y los beneficia hasta cierto punto. Pero del lado de Máxima y su entorno hay un hermetismo muy fuerte. En ese círculo hay mucho chusmerío. Mucha gente para marcar su cercanía te cuenta cosas pero no quiere que las menciones. Es como un juego medio perverso, si se quiere”, cuenta Rodolfo Vera Calderón.

Los 50 de la reina Máxima
La tapa del libro publicado en la Argentina.

Y agrega: “Con respecto a la casa real, nos volvió a sorprender. Entendimos el pacto tácito que existe con la prensa, ellos hacen dos posados por año, y los fotógrafos se comprometen a no hacerle fotos fuera de esos entornos. Lo cual es contradictorio, porque no puedes decirle a un periodista que no investigue sobre algo. Los holandeses en cierto punto lo aceptan, pero en el fondo saben que es una especie de censura. Desde el punto de vista de mi oficio, me parece inconstitucional”.

La vida de las hijas de Máxima y Guillermo:

Según Vera Calderón, “las tres hijas tienen algo muy parecido con sus padres. Hablando de censura, los padres comparten muy poco sobre la vida de sus hijas. Si bien sabemos cosas, de las chicas solo sabemos de ellas cuando aparecen, la única vez que hablan es el Día del Rey, y creo que la única que está un poco más suelta es Amalia, pero Ariane, cuando este año por primera vez respondía una cosa, la ves incómoda”.

Si bien a Alexia se la considera la rebelde, no deja de ser una adolescente. Y en cierto punto su padre es un rebelde. Guillermo Alejandro cuando era chico no quería saber nada con la prensa, la detestaba, odiaba que lo persiguieran, y por eso su madre hizo este acuerdo con la prensa sobre los dos posados por año”.

La postura de Máxima respecto de temas sociales como el feminismo:

“Esta es una de las críticas más válidas hacia Beatriz, pero la realeza está por encima de la política. La función de la realeza es traer a debate estos temas, y ahí es donde está la magia de la realeza: llevar al debate nacional temas importantes. Es el caso de los inmigrantes que llegan a Holanda, donde hubo cierto repudio a esta política. Creo que las mujeres de la casa real holandesa no se juegan tanto, como las escandinavas, que se juegan más en público. La escuela de su suegra no fue la mejor, si se quiere”, dice Vera Calderón.

Y Galloni complementa:

“A mí me sorprende que haya temas que Máxima no abrace, y elija en su lugar promover microcréditos. Me parece que en el mundo hay situaciones mucho más duras que el tema de microcréditos, y lo que sí nos sorprendía es que a comparación de otras reinas, Máxima toca un tema que tiene que ver con la economía y no con los derechos humanos.

Hablamos con muchos especialistas, y explican que una persona que no está bancarizada y tiene que pagar una cuota al banco por un préstamo, este va aumentando por los intereses y la persona termina endeudada: Entonces hay muchas otras causas que me parecen más urgentes, pero no olvidemos que es una economista de pura cepa”.

 

Fuente: Perfil.com

 

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario