jueves 29 de septiembre de 2022
PERSONAJES | 01-03-2021 07:40

Arnaldo André: Un galán eterno que ama la comedia

El actor, protagonista de tantas telenovelas, desde las de Migré a las de las cachetadas con Luisa Kuliok, ama hacer reír, y aquí recuerda una anécdota sobre cómo en 1993 lo convocaran para hacer Gerente de familia en el viejo Canal 13. Feliz de volver al teatro tras la cuarentena, hoy se luce en Mentiras inteligentes.

El eterno galán. Inoxidable. Así está hoy, con 77 años, el querido Arnaldo André. Tenía apenas 17 años cuando llegó a Buenos Aires, desde su San Bernardino natal, en Paraguay. “Estaba convencido de mi vocación de actor, y Buenos Aires era el lugar indicado para estudiar e iniciarme en la carrera”, se sincera Arnaldo André.

En Buenos Aires tuvo su primera oportunidad con la obra Orfeo desciende, de Tennesse Williams, junto a Alfredo Alcón y María Rosa Gallo. Pero la popularidad le llegó bastante tiempo después, cuando hizo 40 kilates de la mano de Mirtha Legrand, y las novelas de Alberto Migré con aquel “rojaijú” (significa te quiero en guaraní) que se decían Clara (Marilina Ross) y Juan Manuel (André), en Piel naranja. O las sonoras cachetadas que Alonso Miranda le daba a Victoria Escalante en Amo y Señor. Y tantas tiras más...

Hoy, después de muchos meses de cuarentena por la pandemia, el actor disfruta del escenario: el 14 de enero pasado estrenó Mentiras inteligentes en el Teatro Lola Membrives, junto a Marta González, Federico Bal y Lula Rosenthal. “Ya hicimos dos temporadas en el Astros y una en Mar del Plata, con otros elencos. De todos mis colegas soy el único sobreviviente, y también la directora, Valeria Ambrosio, insiste tanto como yo”, bromea Arnaldo.

André, impecable como siempre. Hoy lo podés ver con Marta González, Fede Bal y Lula Rosenthal en Mentiras inteligentes, en el Lola Membrives.

Me emociona ver a la gente con su barbijo, y este teatro es muy seguro. Hay que volver al teatro, cuidándonos", reflexiona. "Dentro de todo no la pasé mal en la cuarentena porque vivo en un edificio con terraza y los días de invierno me refugiaba bajo el sol, a leer. He leído mucho y también hice ejercicio. Eso me ayudaba bastante. Eso, y Netflix: me volví un fanático de las series. Ahora que se puede, me gusta ir a un bar, sentarme en una mesita en la vereda, cuidándome, por supuesto. ¡Ah, y cociné un montón... Me gusta, pero ya rechacé dos invitaciones de MasterChef Celebrity. No, no es para mí", asegura.

Protector y responsable:

Arnaldo plasmó todos sus recuerdos, sobre todo de la infancia, en su libro, Por lo que Usted y yo sabemos, y en la película que dirigió, basada en ese texto, Lectura según Justino. "Tengo muchos recuerdos que no puedo olvidar, sobre todo porque a los 11 años la vida me marcó para siempre cuando conocí de cerca lo que era la muerte", dice refiriéndose a la de su papá.

"Sí. Tengo tres hermanas mayores y una menor. Mi papá y yo éramos los únicos varones. De pronto me di cuenta de que debía hacerme cargo y ser el hombre de la casa. Un amigo de mi papá que era director del correo, me dio mi primer trabajo como cartero.

Ahí descubrí lo que es la responsabilidad, el compromiso, el cumplir un horario. Hay un tema que tiene que ver con la responsabilidad y la puntualidad, y que es muy importante en nuestro trabajo. A veces, mis colegas son muy informales y estás ahí, listo para ensayar, y no llegan.

André, impecable como siempre. Hoy lo podés ver con Marta González, Fede Bal y Lula Rosenthal en Mentiras inteligentes, en el Lola Membrives.

No pasa en este caso de Mentiras inteligentes, pero me ha tocado estar ya maquillado, con el libreto en la mano y que no llegaran algunos compañeros. Sufro mucho eso porque me forjé siendo muy responsable. Y algo que también tengo de chico es mi conducta proteccionista porque he tenido que cuidar a mi familia".

Con la capacidad de aggiornarse, siempre está vigente. "Siempre quise cambios. Mi etapa de galán duró demasiado. Hubiese querido hacer otras cosas pero en ese entonces te dejabas seducir, los contratos eran anuales y ya en septiembre te ofrecían la renovación y costaba decir que no. Mirá, una vez en el viajo Canal 13 estaban haciendo comedias semanales y me interesaba, y le pedí a mi representante que hablara con el gerente y esa persona le dijo que yo no era el actor que necesitaban.

Me dolió y me fui a Los Ángeles a estudiar y un día me convocó Jorge Guinzburg para ofrecerme hacer especiales sobre el Martín Fierro: era la parodia Martín Fierrazo. Mi representante me contó que lo llamó la misma persona que le había dicho que el canal no me quería para comedias y me ofrecieron hacer Gerente de familia y fue un éxito durante tres años".

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en

Espacio Publicitario