miércoles 27 de enero de 2021
PERSONAJES | 23-12-2020 00:45

Lo que no se vio del regreso de Mirtha Legrand

Dos ediciones atrás, Semanario te contaba cómo sería la vuelta de Chiquita a su programa de El Trece. Y hoy te contamos el backstage de lo que sucedió el sábado 19 desde que la diva salió de su casa rumbo al estudio para grabarlo hasta que volvió a su hogar.

Tal como anticipó Semanario, Mirtha Legrand de 93 años dejó su hogar de Avenida Libertador el pasado sábado 19 cerca de las 12:30 rumbo a Estudio Mayor donde la esperaba la grabación de La Noche de Mirtha que marcaría su regreso tras nueve meses de aislamiento por la pandemia. Salió custodiada por personal de un empresa de seguridad privada. En el estudio de la calle Ravignani, en tanto, se organizaba el operativo de recibimiento.

El director de programación Adrián Suar y Pablo Codevilla llegaron pasadas las 11:30 para supervisar que todo estuviese en orden. Suar lo hizo con su hija Margarita y vio que ya se había dispuesto un sistema de vallas para que los cronistas y el público no se agolparan sobre al automóvil de la diva.

Lo que no se vio del regreso de Mirtha Legrand
Mirtha pedía cada tanto que le retocaran el peinado y maquillaje que trajo listos desde su casa.

Cuando Mirtha salió de su casa, en Estudio Mayor ya se encontraba Marcela Tinayre, quien acompañaría a su madre y a su hija Juana Viale en la cena elaborada por la chef Jimena Monteverde.

Luego llegó Juana Viale desde su casa de Beccar junto con su hija Ámbar y su maquillador Mauricio Catarain. Finalmente, apareció el vehículo de Mirtha, que ingresó directamente al estacionamiento del edificio.

Su nieto Nacho Viale, quien había empapelado al ciudad con carteles que decían “Mirtha vuelve”, la recibió, la tomó del brazo y la condujo hasta el camarín ubicado en la planta baja y a metros del estudio. De impecable traje color nude y barbijo al tono la primera emoción de Mirtha llegó cuando los empleados y colaboradores del programa la recibieron con un aplauso al grito de “Chiquita, Chiquita”. Besos a distancia, No se podía otra cosa...

Lo que no se vio del regreso de Mirtha Legrand
Mirtha con su nieta Juana Viale

Según explicaron en la producción, la diva no pidió nada especial. El austero camarín solo sería utilizado para que la diva se pusiera el vestido diseñado por Claudio Cosano. La burbuja sanitaria establecida para protegerla implicaba que Mirtha estuviese el menor tiempo posible en las instalaciones de la productora Kuarzo, donde Nacho y Diego Palacio, responsables de StoryLab, la compañía productora del ciclo, se encargaron de la sanitización de las instalaciones.

Mirtha, como contó Semanario, vino maquillada y peinada, solo retocó su maquillaje y el peinado, mientras en el estudio se terminaba de probar el sonido. Nelly Trenti, la histórica locutora del programa, fue una de las primeras en llegar. Solo el personal indispensable pudo ingresar y, por supuesto, antes de empezar la grabación del programa que saldría al aire a las 21:30, Mirtha conversó con Suar y Codevilla.

Lo que no se vio del regreso de Mirtha Legrand
El diseño del vestido de Claudio Cosano para la diva

Juana Viale llegó puntual al estudio para repasar la rutina, pero antes se acercó al camarín de su abuela para saludarla. Primero se grabó el bloque de apertura donde Viale mostró su ropa y leyó los avisos publicitarios. Cuando concluyó ese segmento del programa, un asistente fue a buscar a Mirtha A las 13:15, la estrella ingresó al set acompañada de Héctor Vidal Rivas, su asesor de vestuario. Se instaló detrás de la escenografía y comenzó a sonar Brillando Mirtha, la cortina del programa de los sábados que dio inicio al segundo bloque. Cuando su nieta la presentó, sonó Emperatriz, la tradicional cortina musical de los almuerzos. Mirtha ingresó y fue una ovación y todo emoción, en la abuela y en la nieta...

Luego llegó la mesa y Mirtha se relajó, sentada a la cabecera, como corresponde. Para qué contar lo que pasó si evidentemente el rating indica que lo vio mucha gente: 11.4 puntos de rating contra 7.8 de PH en Telefe.

Lo que no se vio del regreso de Mirtha Legrand
Mirtha con su hija Marcela Tinayre y su nieta Juana Viale

Mirtha manejó todo como siempre, con ese oficio indiscutible que la hace ser quien es. Y cuando la grabación terminó, la diva rompió el protocolo acordado y se dedicó unos minutos a conversar con los periodistas presentes. es más, fue ella quien le pidió a Nacho Viale que hiciera ingresar a los cronistas apostados en la calle. Viale no quería pero, obviamente, Mirtha ganó la discusión. ¡Grande, Chiqui!

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

Comentarios

Más en