martes 21 de septiembre de 2021
TAPA | 21-08-2021 08:50

Una vida de novela

La actriz Juliana Paes protagoniza la telenovela brasileña que se emite por Telefe y que ya se adueñó del rating de las tardes. Tiene una extensa trayectoria en cine y televisión, practica la religión umbanda desde los dos años y fue chica Playboy. Su historia.

Las telenovelas son prácticamente una cuestión de Estado en Brasil, aunque esto no es ninguna novedad. Los culebrones más exitosos que paralizan al país vecino en el prime time, en muchas ocasiones terminan llegando a Argentina como una opción más que atractiva para ver a la tarde o incluso en el horario central de la noche.

Ahora, en Argentina es sensación Dulce ambición, la producción brasileña que logró colarse entre las tiras turcas de Telefe y meterse entre las preferidas del público. En su debut, a mediados de julio, promedió 11,3 puntos y picos de 12,8, sumado al 58,96 % de share, superando ampliamente a El club de las divorciadas. La buena recepción en la audiencia es sostenida: el pasado lunes alcanzó los 7,4 puntos.

Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí
En su debut en Telefe, a mediados de julio, la tira promedió 11,3 puntos y picos de 12,8, sumado al 58,96 % de share, superando ampliamente a El club de las divorciadas. La buena recepción en la audiencia es sostenida. ya en el horario de las 16:15 tuvo picos de 10 y un promedio de 8 puntos de rating.

La historia es un drama familiar que enfrenta a una madre con su hija y una de sus protagonistas es Juliana Paes de 42 años. La trama gira en torno a un amor prohibido que se enfoca en María de la Paz, el personaje de la actriz brasileña, una repostera ambulante que logra convertirse en una empresaria millonaria veinte años después de una tragedia en el día de su boda.

A pesar de que ha logrado una exitosa carrera, María no ha podido ganarse el amor de Yos, su única hija, y se volverá víctima de su ambición desenfrenada. Yos se une al seductor Regis Montavani (Reynaldo Gianecchini) en un plan que tiene como objetivo convencer a María de que se case con él para que luego, juntos, quedarse con toda su fortuna.

No salí de mi casa, ni al balcón, nada. Eso te altera. No te hace bien al espíritu ni a tus ganas de vivir
Leé también
El regreso de la chiqui
Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí
Juliana con los otros dos protagonistas de Dulce Ambición: Agatha Moreira como Josiane y Reynaldo Gianecchini como Régis.

Al haber sido rodada previo a la pandemia de coronavirus y estrenada en 2019 en Brasil, la producción que ya tiene tres años sigue vigente en otros países de Latinoamérica, como es el caso de Argentina, al lanzarla recién ahora. “Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece a mí. Ella tiene unos comienzos humildes… y es muy complicado de hacer estos personajes porque tenés que lograr algo diferente, algo que no te recuerde a tu propia personalidad”, explica Paes y añade: “De mi personaje aprendí que no hay que dejar que nada te detenga”.

A diferencia del galán protagonista de Dulce Ambición, quien ya era conocido en la tevé argentina, Juliana todavía no había llegado con una producción importante a la pantalla de este país -sí en papeles chicos-. Al parecer, ahora llegó su oportunidad.

Sin embargo, en su país natal es toda una celebridad y cuenta con trayectoria en cine y televisión desde hace más de 20 años.

Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí
“Aproveché la cuarentena para cuidar mi salud. Dejé de fumar, algo difícil estando en pandemia, y empecé a hacer yoga”, cuenta Juliana.

De ayer a hoy:

Antes de sus inicios como modelo, la artista protagonizó varias campañas publicitarias siendo apenas una adolescente, y su primera participación en una tira televisiva, Celebridad, significó un verdadero suceso porque se animó a hacer escenas en donde debía aparecer desnuda.

Habiendo dado el primer paso, se le fueron presentando más oportunidades laborales y en producciones de gran magnitud. Participó con varios personajes secundarios de algunas telenovelas muy exitosas, tanto en Brasil como en otros países, como Lazos de familia y El Clon (ambas se vieron en Argentina). Su presencia en la pantalla llamó la atención y enseguida comenzaron a ofrecerle protagónicos, como el de la tira India, una historia de amor, que en 2004 fue premiada con un Emmy.

Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí

Curiosamente, en su etapa como modelo también causó furor. La mujer nacida en las afueras de Río de Janeiro posó para la tapa de la edición brasileña de la revista Playboy en mayo de 2004 y ese número fue uno de los más vendidos en su país.

Su belleza y personalidad trascendieron fronteras. En 2006 fue seleccionada entre las cien personalidades más sexys del mundo para la reconocida revista estadounidense People.

Además, Juliana fue reconocida por su labor actoral y talento a la hora de meterse en la piel de un personaje. Recibió varios galardones, entre ellos el Premio Arte Qualidade Brasil a mejor actriz en 2009 y también el del Festival de Gramado en la misma categoría, en 2014, por su papel en la película A despedida.

Sus rasgos y su sensualidad la convirtieron en una protagonista ideal para una de las versiones de Doña Flor y sus dos maridos, que llegó al cine en 2017, en el personaje principal que alguna vez interpretara Sonia Braga. Antes, en 2008, le puso la voz al personaje de la Maestra Tigresa en el filme animado Kung Fu Panda.

Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí
En mayo de 2004 fue tapa de la edición Brasileña de la revista Playboy, donde hizo desnudos totales, y batió récord de ventas.

Religión:

Criada en una familia de clase media, siempre aseguró que la actuación era su vocación. Pero, además, estuvo vinculada al culto umbanda. Según contó en varias ocasiones, fue su abuela quien la introdujo desde su infancia en el culto espiritista del que todavía es adepta y, en entre otras cosas, cree en la reencarnación.

Mi abuela era jefa del ´terreiro´ y todo mi descubrimiento espiritual fue gracias a ella. Cuando gané mi autonomía comencé a estudiar otras cosas, como el budismo o el kardecismo”, relató.

Sin embargo, se muestra abierta y acepta las otras religiones: “Hoy en día no distingo ninguna forma de fe. Creo que la gente tiene que vivir su fe al máximo. No importa lo que sea. Mis hermanos, por ejemplo, siguieron otros caminos y, hoy, son evangélicos. Entonces, lo que creo es que no podemos criticar la fe de los demás”. Asimismo, destacó que la fe no se cuestiona: “La tienes o no. Cuando ella viene, sientes el Espíritu Santo”.

En un vivo que hizo en su cuenta de Instagram, red social donde cosecha casi 30 millones de seguidores, habló sobre la energía negativa que puede causar la envidia. “Quizás el hecho de que no note la envidia no crea una energía reactiva en mí. Entonces creo que eso me hace sentir bien”, aseguró.

Este personaje ha sido uno de los más difíciles para mí porque creo que de alguna manera María de la Paz se parece bastante a mí

Su vida privada:

Juliana se casó en 2008 con el empresario brasileño Carlos Eduardo Baptista de 43 años, con quien tuvo dos hijos: Pedro, de 11 años y Antonio de 8.

A diferencia de su personaje en Dulce ambición, que es una hábil pastelera, Paes dice que no conquistó a su marido con sofisticadas preparaciones.

Soy la peor, soy horrible. No soy buena cocinera, solamente puedo freír un huevo”, confiesa entre risas. Sin embargo, la llama de la pasión entre ellos sigue intacta pese a los 16 años de relación: “Creo que hemos pasado por distintas fases, porque ya estamos entrando en el segundo año de la pandemia. ¿Quién diría? Fueron fases que vivimos en casa. Somos una familia armoniosa, pero no creo que nadie estuviera dispuesto a quedarse las 24 horas pegados. Siempre he sido muy activa, paso mucho tiempo grabando, eso es muy saludable para la convivencia porque nos extrañamos”, detalló y señaló que más allá de los roces que pueden existir, las cosas están “que arden” en la intimidad.

Sobrellevar el período de cuarentena no fue fácil para la intérprete y el sostén de sus hijos resultó ser fundamental. “No fue un momento fácil. Los chicos me enseñaron mucho porque ellos lo pasaron mejor que yo”, comenta la actriz. Al mismo tiempo, dice que aprovechó ese tiempo de parate para priorizar su salud: “Empecé a hacer yoga y dejé de fumar. Solía fumar un poco, no fue fácil dejar de fumar en plena pandemia. Traté de hacer ejercicio, aunque sea dentro de casa”.

En el rol de la joven pastelera que inicia su negocio a pulmón y logra hacerse millonaria, la cautivante Juliana Paes se adueñó de la tarde de la tevé argentina y conquistó a los televidentes, con su belleza, su talento, su galán y, por supuesto, un guion exquisito, bien de culebrón...

 

at Redacción Semanario

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en